Marín, enojado: denuncia "presiones" del vernismo para que no vayan peronistas a sus actos

La interna entre el vernismo y el marinismo no terminó ni -parece- terminará. Rubén Marín, presidente del PJ pampeano, sigue recorriendo la provincia en lo que se interpreta en un movimiento proselitista y el vernismo, con quien había logrado un acuerdo de cúpula hace sólo seis meses, quiere cortarle el paso.

El ex gobernador Marín estuvo el sábado en territorio vernista, en Quemú Quemú, y se produjo un sacudón en Casa de Gobierno: el ex intendente quemuense y secretario de Asuntos Municipales, Rodolfo "Fito" Calvo, habría pegado el grito en el cielo y habría llamado por teléfono al actual jefe comunal Rodolfo Bonetto para que no le diera ni la hora a Marín, según contaron fuentes marinistas a DiarioTextual.

El presidente del PJ no ocultó su molestia en el propio acto, desarrollado en el Club Argentino. "Hay presiones. Como en el caso de esta noche, donde hay presiones. Cada uno de ustedes sabrá a qué me refiero...", dijo el dirigente. Luego, fuentes marinistas en Santa Rosa dieron detalles de lo que pasó a este diario digital.

Cercanos al líder de Convergencia aseguraron que un grupo de concejales del PJ se reunió en una casa con Marín, en Quemú. Allí le dijeron que se habían encontrado con Bonetto y que éste les advirtió del pedido del "Fito".

Calvo, según le dijeron los ediles a Marín, habría llamado a Bonetto y le habría prohibido que fueran funcionarios y concejales al cónclave, en donde Marín volvió a cuestionar la postura de Carlos Verna y otros tres legisladores nacionales que no se encolumnaron en el bloque kirchnerista Frente para la Victoria. También, el presidente del PJ reclamó una "unidad en serio" en el peronismo pampeano. Finalmente, solamente se apareció un concejal del PJ en la alocución del ex senador. Al concluir el acto.

Allegados a Calvo negaron enfáticamente las presiones. "Convergencia, en realidad, está buscando un culpable", elucubraron. "Es que solamente fueron menos de cien personas al acto. De esos, sólo 50 eran de Quemú. El resto eran de Barón, Lonquimay y de Pico", sostuvieron. "Por eso inventaron lo de las presiones", sostuvieron.

Marín está haciendo actos desde hace unos quince días. Ya estuvo en Catriló y en Quemú. Y en los próximos días irá a Trenel y Acha. Además, está recibiendo pedidos de ayudas económicas de vecinos, en la sede del PJ. Las trasladaría al Ministerio de Desarrollo Social de la Nación.

Comentá la nota