Marín se defendió: “no me puedo quedar indiferente”.

La atención de la sequía en la provincia fue atravesada por la interna política del partido del Gobierno. El senador Marín pidió ayuda al polémico secretario Moreno y distribuyó planillas con sus allegados. Criticó al Gobierno Provincial y dijo que nunca lo llamaron por teléfono. La Provincia gestionó ayuda por otro lado y advirtió que no atenderán los pedidos presentados por fuera de los municipios.
“No me puedo quedar indiferente ante la preocupación de los productores”, dijo ayer el senador del PJ Rubén Marín, que defendió las gestiones que hizo ante el ministro del Interior, Florencio Randazzo, y el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, para que envíen forraje a los productores agrícolas afectados por la sequía.

Desde la Federación Agraria, Ulises Forte fustigó esta práctica “punteril”. Marín, que ni se habla con el gobernador Oscar Mario Jorge, confirmó que allegados suyos distribuyeron planillas entre los productores pampeanos que podrían recibir auxilio.

El enfrentamiento con el Gobierno Provincial y la línea Plural no es nuevo. Las gestiones de Marín se iniciaron hace dos semanas. Pero la semana pasada el Gobierno Provincial anunció que llegarían 63.000 toneladas de maíz que se distribuirán a través de los municipios. Y salió a advertir que no se atenderán las demandas que aparezcan por fuera del circuito de los municipios pampeanos, a través de los cuales se entregará el forraje.

La llegada de forraje por fuera de los canales institucionales para los afectados por la sequía en el oeste de la provincia de Buenos Aires, a través de ruralistas que hicieron buenas migas con Moreno, fue el último escándalo generado por el polémico secretario ultrakirchnerista.

Ayer, Marín declaró que no tiene “ninguna información de lo que hace la Provincia”. En declaraciones radiales, confirmó que “hace unos quince días, cuando vi que había ayudas en Santa Fe, llamé y me dijeron que no había pedidos de la Provincia”.

“Hice una petición, me mandaron una copia de una planilla y he tratado de distribuirla en la provincia con gente que tiene vinculación con el sector, para que viera cada uno en su zona aquellos que necesitaban con mayor urgencia”, explicó.

“Es posible que no se consiguiera todo lo necesario, pero por lo menos comenzar con lo principal y después continuar. Veo que ahora la Provincia se ha ocupado, cosa que me agrada”, añadió.

El ex gobernador aseguró que no tiene contacto con el Gobierno Provincial y lamentó que esa desconexión evitara que “se consigan más cosas para la provincia”.

“Soy senador, no me puedo quedar indiferente ante la preocupación de los productores, más allá de que le guste o no a Forte”, justificó.

“Si tengo la posibilidad de comunicarme con funcionarios nacionales y plantear problemas de La Pampa, y que en virtud de eso llegue ayuda, no sé por qué les preocupa a algunos, cuando puede llegar ayuda a la provincia”, redondeó.

“Primero que coman las vacas, después seguimos el debate, creo que no es nada raro verme preocupado, conozco el problema, vinieron a verme productores, soy senador por La Pampa y tengo la obligación de hacerlo”, remató.

Comentá la nota