Marín contra el reparto electoralista de subsidios

El senador Rubén Marín habló ayer, y volvió a cuestionar a quienes conducen el gobierno provincial y el Partido Justicialista.
En cambio defendió a Darío Hernández y Juan Carlos Tierno, dos candidatos que en los comicios del domingo se postularon por fuera de la estructura partidaria. Y fue irónico y duro con el otorgamiento de subsidios personales en plena campaña. Con voz calma, y ciertas ironías, eligió la estrategia de "pegar y recoger", aunque a algunos dirigentes los trató muy duramente.

"Nunca se gana o se pierde por una sola circunstancia -sostuvo el ex gobernador-. Enhorabuena que conservamos los cargos que pusimos en juego, pero los resultados no fueron los pretendidos. Además, la provincia no escapó a lo nacional, aunque el error del justicialismo pampeano fue no contener a todos los peronistas. Eso se terminó reflejando en el proceso electoral. Sinceramente me sorprendió las expresiones de algunos, que no son representativos, de pedir medidas disciplinarias contra quienes se presentaron por afuera del partido.

- ¿Por qué cuando votó dijo que no habría polarización? ¿Por qué el marinismo mandó a votar a un candidato que no fuera Verna?

- No. Lo dije porque el PJ iba dividido en dos, tres o cuatro variantes. Tierno y Hernández son peronistas y que ellos se presentaran por afuera implicaba una sangría, sea pequeña, mediana o grande; una sangría que también sufrió el Frepam. Porque la oposición tampoco fue coherente, unos votaron para un lado y otro para otro. Hay un dato: en nuestra última elección, en 1999, sacamos 96.000 votos, y ahora, con 50.000 votantes más en el padrón, conseguimos apenas 69.000. Tierno tenía su espacio. Había ganado una interna, una general y después que lo sacaron del municipio otra interna más...

- ¿Sabe o imagina cómo votó Convergencia?

- No sé. Yo voté al PJ porque soy pejotista, pero si me fijaba en los candidatos, por ahí dudaba... Además no importa cómo votó Convergencia, sino que la conducción partidaria cometió el error de no contener a los peronistas. Porque conducir un partido no es sólo otorgar un cargo, sino tener respeto por el resto. Pero bueno, a esos sectores los acosaron, y luego fue difícil volver a juntarlos. Por eso, para que no dijeran que iba a un lugar o a otro, no salí de mi casa durante un mes.

- Por lo que dice, tampoco imagina una reunificación del partido.

- Si no la hacen, volverán a cometer otro error. La de Winifreda (sic) (NdeR: en alusión a la diputada nacional Adriana García) debería ser la primera en no estar en el peronismo, es una falta de seriedad. No es para tomarla en serio. Por eso, si quieren sancionar a los peronistas, que no cuenten conmigo.

- A usted le pasó algo similar con (Carlos) Verna (NdeR: en 1999, siendo gobernador, lo acusó de jugar a favor de la Alianza).

- Así es. Y no hubo sanción.

Partido y presidencia.

- Marín, ¿el PJ tiene conducción en La Pampa?

- No. Esta disgregada, más allá de algunos esfuerzos. Si en el gobierno al que dice que es de Convergencia lo echan o lo mandan al rincón... Pero esto no pasa sólo en la provincia, sino también en el orden nacional. La solución es simple, y pasa por contener a todos aún con divergencias; y no criticar, ironizar o apretar a alguien. Ocurre que hay lealtades de ocasión, que son de hoy para mañana y de acuerdo desde donde venga el viento.

- Hernández sí, Tierno sí, ¿el límite de la aceptación partidaria es (Santiago) Ferrigno?

- Si viene Ferrigno, bienvenido (NdeR: es el referente del Frente Amplio puramente kirchnerista). No podemos sacarles el criterio de que son peronistas. Todas estas cuestiones trajeron cola, incluyendo la derrota en Santa Rosa.

- ¿Ve difícil que el PJ recupere la ciudad en 2011?

- No es sólo que perdimos en Santa Rosa. También perdimos en Intendente Alvear, en Eduardo Castex, en Realicó, en Alpachiri, en Guatraché... Las elecciones excedieron el marco de Santa Rosa; fue algo más genérico, a excepción de General Pico, cuyo aporte fue fundamental. Pero si no hay grandeza de quienes tienen que tenerla, esto no se solucionará.

- ¿Jorge debe ser el presidente del partido?

- No lo sé. Si lo escuchamos a él, dice que no es del partido, sino del gobierno. El presidente debe ser alguien con grandeza para hablar con todo el mundo.

- ¿Usted tiene algún nombre?

- No.

- ¿Pero alguien le debe gustar para que sea presidente?

- Sí, alguien que no tenga prejuicios y que considere al peronismo por sobre los candidatos. Porque en estos comicios jugaron más los candidatos que los partidos. Alguien que llame a las otras líneas y no que las aísle.

- ¿Hay muchos dirigentes con esas condiciones?

- Es complejo porque no hay un liderazgo tan fuerte. Y si no hay grandeza horizontal, será complicado. Pero no será difícil solamente en La Pampa, sino también en el plano nacional. Acá el peronismo siempre estuvo contenido y nunca fue tan separado. Eso se paga con votos y con pérdida de confianza; y habrá más secuelas si no se corrige a tiempo. Hace falta grandeza, inteligencia y raciocinio. Hace falta que se fortalezcan los partidos políticos, porque sino aparecerán los factores de poder, que no se licuan como se licuan los partidos.

- ¿Cuál será su discurso en el próximo congreso partidario?

- Me enteré por los diarios que fue convocado (para el 11 de julio). Desconozco el orden del día, pero si piensan en sanciones, no cuenten conmigo.

- ¿Existe alguna posibilidad de que no vaya?

- No lo sé. Eso debe resolverlo Convergencia, no yo.

- ¿Verna e (María) Higonet, cuando asuman como senadores, ocuparán el bloque oficialista?

- No sé. Por eso hablo de lealtades de ocasión.

- ¿Y (Cristina) Regazzoli y (Roberto) Robledo en Diputados?

- Tampoco lo sé. Si el propio gobernador ni siquiera intervino en la campaña, cuando debió hacerlo. Estaban en juego los representantes provinciales y la relación con el gobierno nacional. La Pampa no es una provincia que tenga una autonomía financiera para ofrecer actitudes tan variables.

Subsidios y salud.

Al final, Marín habló sobre otros dos temas actuales, el festival de subsidios que distribuyó el Ministerio de Bienestar Social durante las últimas semanas de la campaña -la ministra Regazzoli fue justamente una de las principales candidatas- y la situación en salud.

Sobre la entrega de 1.200.000 pesos en menos de un mes, el senador ironizó: "Por lo menos sabemos que no faltaban recursos y que no había que pedirle plata al partido... aunque hoy (por ayer) leí que ya no había más colas en el ministerio. Esas son cosas que les molestan a la gente y a la sociedad, porque las necesidades sociales hay que cubrirlas durante todo el año y no solamente en un proceso electoral".

Con relación al segundo punto, el ex gobernador afirmó que "me causa dolor ver cómo está la salud pública. Esto que digo ahora lo dije hace un año y medio y no para ponerme en contra de Jorge, sino para que se le preste atención. Y lo expreso de buena fe. Nuestra salud era prestigiosa; ahora me da pena que los partos se hagan en Río Cuarto o que los hospitales parezcan universidades en épocas de elecciones. No quisiera que los hospitales sean lo que eran antes del '83, el lugar donde iban a morir los pobres".

Comentá la nota