Marín: un Congreso partidario debe amnistiar a los rebeldes

El senador nacional y presidente del PJ pampeano, Rubén Marín, afirmó que "si se quiere un proceso de unidad sincero, los que se fueron se deben afiliar y un Congreso debe ponerlos en igualdad de condiciones para participar".
De esta manera, el dirigente se mostró partidario de una amnistía para Juan Carlos Tierno y Darío Hernández (y sus seguidores).

Marín, el día después que oficializó la aceptación de la presidencia del PJ, habló con El Diario sobre los próximos pasos.

Explicó por qué el gobernador Oscar Jorge no participó de la reunión que mantuvo con Carlos Verna. Dijo que buscará reunirse con el primer mandatario provincial en los próximos días. Y que desde hace dos meses las invitaciones llegan a su casa de la calle Castex, en Villa Amalia.

- ¿Cómo sigue el proceso de unidad del PJ pampeano?

- Uyy... Primero hay que llegar al 4 de septiembre, cuando se presenten las listas. Ver como podemos unificar. Esto no precisará sólo de los dirigentes, sino que dependerá de la gente para contener a todos.

Más allá de lo que digan los dirigentes, va a depender de los afiliados que acompañen y quieran esa unidad.

- ¿Usted percibe ese deseo entre sus militantes y los seguidores de Convergencia?

- A nivel de la gente, de los peronistas comunes, del afiliado común hay deseos de llegar a un acuerdo, que nos juntemos. Pero hay niveles intermedios, que tienen negocios en las confrontaciones y no sé si aportarán para conseguir en serio esa unidad o tendremos varias dificultades cuando comiencen a hablar.

- ¿La idea es llegar con listas del Consejo Provincial y el Congreso partidario?

- Consejo, Congreso y unidades básicas. En el caso de las unidades es lo difícil. Espero que tengan predisposición y voluntad más allá de lo general. En esa instancia (unidades básicas) indudablemente existen algunos cortocircuitos. Sobre todo en los pueblos donde las confrontaciones se mantienen por tiempo. No pasa tanto en las ciudades donde si uno va con otro puede pasar desapercibido.

- ¿Cuál es su postura en relación a los que participaron en listas de otros partidos? ¿Deben afiliarse y esperar el plazo de la Carta orgánica o pueden ser admitidos en igualdad de condiciones?

- Primero que se afilien. Y si queremos un proceso de unidad sincero, el Congreso debe darles la oportunidad de ingresar ya con posibilidades de participación e intervención. Esto tiene que ser así si queremos una unidad real.

- ¿Verna fue el que dijo acerca de esta alternativa?

- Con Verna compartimos casi todo para volver a ser gobierno. No debemos ser tozudos, aunque sabemos que en los procesos electorales generales (nacionales) no se sacan muchos votos. Pero a mí entender los votos que se fueron son los justicialistas... habrá que poner todo para ver como vuelven.

Para mí, se fueron 22 mil votos justicialistas. Sino se hubiesen ido Tierno y Hernández por su lado, hubiéramos perdido.

- ¿Se va a reunir con Jorge?

- Si. Si se habla de la unidad del peronismo no puede estar ausente el gobierno de la provincia. Y decir "lo que pensamos es esto" y saber lo que piensa el gobernador.

- ¿Por qué no estuvo presente el gobernador en la reunión con Verna?

- Porque era una reunión personal. Primero eran definir lo que pensaban las dos líneas, para luego llevar la postura al gobernador.

- ¿El gobierno de Jorge tuvo incidencia en el resultado electoral?

- No lo sé. La elección tuvo mucha connotación nacional. Indudablemente que debe tener alguna connotación (el gobierno provincial). Jorge debió tener una mayor participación en el proceso electoral. En mi opinión. No digo que sea la verdad con esto, pero lo veo así. Fue una elección muy particular en el país.

La Pampa siempre se intentó mantener al margen de estas preferencias de candidatos. Eso es lo que buscamos siempre.

- Marín, usted dijo que Jorge no lo llamó nunca en estos dos años ¿Eso tiene que cambiar?

- Hace dos meses que ahora llegan las invitaciones acá (por su casa quinta). Uno conoce ministros como para aportarle a la gestión. No sólo en los últimos dos años, sino en los seis años.

Comentá la nota