"Marín aceptará el cargo", aseguró Carlos Ibarra en Pico

El dirigente de Convergencia evaluó, desde lo personal, que el actual senador nacional aceptará la titularidad del PJ. Además, pidió que el consenso partidario se extienda hacia el interior de la provincia.
Carlos Ibarra, uno de los dirigentes piquenses más cercano al senador Rubén Marín aseguró que el clima político entre las líneas internas "cambió para bien", luego de las definiciones del Congreso partidario, y que esa situación se notó en la última reunión del Consejo provincial del PJ realizada en Santa Rosa.

El piquense dijo que a la propuesta de Carlos Verna para que Marín asuma la presidencia del justicialismo fue un gesto de "altura política" y que como tal debe ser valorado. "La respuesta debe ser también una respuesta con altura a las circunstancias", afirmó Ibarra que, desde lo personal, da por descontando la aceptación de Marín al cargo.

Para el congresal justicialista, de ahora en más debe haber "gestos de grandezas" dentro del peronismo y "nada de especulaciones" para lograr la unidad partidaria. "Tenemos la obligación política de buscar el consenso en la provincia, pero también en los pueblos y ciudades pampeanas", dijo Ibarra en alusión a las autoridades que deben elegirse el 4 de octubre en toda La Pampa.

El dirigente de Convergencia asumió que "se han perdido muchos votos en el interior de la provincia", que ponen en riesgo la continuidad del justicialismo en la gobernación a partir del 2011.

"Hacia adentro del justicialismo debemos asegurar la convivencia política; después trabajar todos juntos para que la administración de Jorge sea exitosa y nos permita seguir ser gobierno dentro de dos años", agregó Ibarra.

Ancestros del PJ.

Al igual que en otras declaraciones, y en sintonía con el pensamiento del líder de Convergencia, Ibarra cree que dentro del partido no puede existir una "caza de brujas". Reiteró su idea de que regresen al peronismo todos aquellos que formaron parte de otras listas o se sintieron excluidos. "Muchos compañeros, por no decir la mayoría, vienen de familia de origen justicialista. Cómo no los vamos a contener si necesitamos de todos para el 2011", dijo Ibarra.

A pesar de la distensión interna entre marinistas y plurales, las quejas por algunos comportamientos en el Congreso partidario permanecen en la memoria. A eso se suma, los desencantados con la propuesta de Carlos Verna. Entre ellos, el sector que lidera el diputado y gremialista Roberto Robledo, que pareció quedar desacomodado ante la jugada política.

Por un lado, desde Convergencia le apuntan al dirigente de la UOCRA por el incesante repicar de los bombos en el Congreso partidario que impedían a Marín hablar con tranquilidad. Para los dirigentes de Convergencia fue una falta de respeto y un atropello. Pero no es la única factura política que le pasan a Robledo. Le recordaron que mientras pide un "recambio generacional", él acumula cuatro cargos: como legislador provincial, diputado nacional electo, titular del gremio de la construcción y de las 62 Organizaciones.

Las críticas partidarias también caen sobre Carlos Aragonés, hasta ahora virtual presidente del PJ. Desde el marinismo calificaron como "desafortunadas" sus últimas declaraciones sobre cómo debía resolverse el tema interno en el justicialismo.

Comentá la nota