María del Rosario y Polo van por más a pesar de sus incumplimientos

Cuando la licitación por el transporte urbano de pasajeros de la capital sanluiseña, ya se cumplió y ahora va camino a la Comisión Evaluadora, sorprende a propios y extraños que se hayan presentado María del Rosario y Polo y ambas propietarias expongan que tienen "grandes posibilidades" de quedarse con el servicio, cuando viven incumpliendo en sus prestaciones en el interurbano de pasajeros, con unidades obsoletas y con su personal amenazando con paro todos los meses, ante sus incumplimientos salariales.
De hecho los trabajadores de Polo amenazan con un paro para el viernes en el interubano.

En el caso de María del Rosario, sus choferes vienen protestando desde siempre, porque la empresa no cumple con el convenio colectivo de UTA, teniendo a la totalidad de sus empleados en negro y pagándoles porcentajes sobre boleto cortado, en lugar de abonarle el sueldo que establece la UTA. Además, quien a diario vea sus colectivos, verá como son verdaderas fábricas de contaminación, con humo negro saliendo de sus escapes, debido al mal mantenimiento de las unidades.

Polo, por su parte, tiene el jueves una audiencia con sus empleados, para cumplir con el pago de los cuatrocientos pesos, siendo ya dos meses los adeudados. Según sus empleados, esta empresa no paga por tarjeta de débito, lo que le posibilita pagar "lo que se le antoja a Mabel (Tyempertyopolos)", según dicen sus choferes a quien los quiera escuchar.

Esta empresa, sigue brindando un servicio de pésima calidad en sus corredores San Luis-Juana Koslay y San Luis-La Punta, con unidades que todos los días se rompen, sin cumplir las frecuencias que corresponden y con permanentes enfrentamientos con el Ministerio de Transporte de la provincia, por su incumplimiento.

Con estos antecedentes, estas empresas ¿Pueden quedarse, también, con el servicio urbano de pasajeros?

Comentá la nota