Marginada, la Argentina captó sólo el 2% del financiamiento hacia América latina

 Marginada, la Argentina captó sólo el 2% del financiamiento hacia América latina
En la región, Brasil, Chile, Uruguay, Perú, México y Colombia consiguieron colocar bonos este año. Hubo u$s 53.000 millones en financiamiento para empresas y gobiernos
El 2009, con sus altibajos, será recordado como un gran año para los mercados de América latina. La recuperación del apetito por activos de economías que crecen más que los países desarrollados (donde fue el epicentro de la reciente crisis), hizo que se abrieran las posibilidades de emitir deuda en los mercados.

Empresas y gobiernos gozaron del contexto favorable. De hecho, este año hubo financiamiento para la región por u$s 53.000 millones, de los cuales u$s 38.000 millones se colocaron entre julio y diciembre (al día 15). Varios países se vieron altamente favorecidos por este benévolo clima: este año, y sobretodo durante el segundo semestre, Brasil emitió deuda por u$s 25.220 millones; México, u$s 15.589 millones; Colombia, u$s 5.954 millones; Chile y Perú u$s 2.400 millones. La Argentina, como era previsible, se quedó afuera de la fiesta. Por tener los mercados internaciones cerrados al mantener parte de su deuda en default, el país vio pasar de largo el tren: las emisiones argentinas (que fueron por parte de dos empresas) sumaron este año u$s 950 millones, representando sólo el 1,8% del total de colocaciones realizadas por los emergentes latinoamericanos. "En este contexto, la Argentina se mantiene prácticamente al margen de los mercados", afirma IERAL de la Fundación Mediterránea.

Según un trabajo elaborado por esta fundación, en el año 2006 la Argentina se emitieron u$s 1.845 millones de deuda, donde u$s 1.245 millones correspondieron a deuda corporativa y u$s 600 millones a deuda emitida por provincias. El monto de deuda emitido por Argentina en aquel año representó casi el 5% del total de emisiones registradas en este grupo de países de la región.

En 2007, la situación mejoró aún más: a nivel local se emitieron u$s 3.575 millones de deuda, de los cuales más del 85% correspondió a deuda corporativa y financiera. Durante ese año la emisión de deuda local alcanzó un pico de representación del 12% sobre el total de deuda emitida en la región. Pero el año pasado fue el peor de la serie ya que la Argentina sólo realizó una emisión corporativa por u$s 65 millones, mientras que en el resto de los países se colocó deuda por u$s 13.340 millones.

"En este contexto, la competencia por atracción de capitales en la región sigue siendo muy despareja. Dado que la ventana abierta en el segundo semestre de 2009 puede no ser permanente y las condiciones extraordinarias de liquidez mundial pueden revertirse, la participación marginal de Argentina y la subsistencia de un riesgo país en torno a 700 puntos, constituyen una señal de alerta", señala el IERAL.

Oportunidad

El canje de deuda, que se realizará a mediados de enero, podría abrir la puerta para que el país deje de ser un paria. Claro que deberá obtener un alto nivel de aceptación (como mínimo 75%) para que los pedidos de embargo de los fondos buitres pierdan efecto. Si el resultado es exitoso, y se mantiene el buen clima, es probable que la Argentina pueda acceder a una porción más grande del flujo financiero. De todas formas, es improbable que logre captar dinero como otros países de la región. Estos pagan tasas del 5% para colocar deuda a largo plazo, algo impensado por el "prontuario" que sigue acarreando la Argentina. Sea como fuere, se abre una posibilidad, aunque sea menor, de subirse al tren en 2010.

Comentá la nota