Marcó del Pont promete "tranquilidad" en el tipo de cambio

La designada titular del Banco Central sostuvo hoy que las políticas monetarias y cambiarias "serán absolutamente razonables, de estabilidad y profundización del modelo".
Las primeras definiciones de Mercedes Marcó del Pont tras su designación como próxima titular del Banco Central apuntaron a llevar calma con respecto al dólar. Esta mañana, sostuvo que durante su gestión va a seguir "una política de tranquilidad en el tipo de cambio".

En declaraciones formuladas al retirarse de su domicilio, Marcó del Pont dijo que "lo que hemos logrado hasta el momento en acumulación de reservas, crecimiento económico y expansión del mercado interno y de las exportaciones, se ha logrado porque hay consistencia en toda la política económica".

Además, Marcó del Pont sostuvo que "las políticas monetarias y cambiarias serán absolutamente razonables, de estabilidad y profundización del modelo".

Marcó del Pont fue designada sorpresivamente ayer, cuando la principal versión era aún que Miguel Pesce seguía al frente de la entidad monetaria hasta septiembre. Incluso no se descartaba que finalmente Mario Blejer se quedara con el lugar tras la salida de Martín Redrado en medio de la crisis por el Fondo del Bicentenario.

"He decidido designar como presidente del Banco Central a la licenciada Mercedes Marcó del Pont, actual titular del Banco Nación, una funcionaria muy importante que ha cumplido un rol más que destacado al frente del Banco Nación'', dijo Cristina Kirchner ayer por la tarde, al avanzar en los cambios postRedrado luego del consejo de la comisión bicameral del Congreso.

La economista, de perfil desarrollista y sobrina de Rogelio Frigerio, fundador del MID, causó sorpresa dentro y fuera del Gobierno. "Me enteré por televisión", habría confesado Pesce, quien anoche se reunió con Marcó del Pont durante más de dos horas en el Banco Central.

Cuando era diputada en el 2007, Marcó del Pont presentó un proyecto para cambiar la Carta Orgánica del Central, que entre otros puntos introduce un concepto fundamental en el marco de la discusión por las reservas: dice que el Banco Central coordinará su cometido con el Poder Ejecutivo Nacional. En la actualidad, la Carta Orgánica establece que "el Banco Central no estará sujeto a órdenes, indicaciones o instrucciones del Poder Ejecutivo nacional".

Ayer, la presidenta destacó que ese proyecto, que se descuenta tomará nuevo impulso ahora, no limita la autonomía de la entidad, pero sí reforma el objetivo único de preservar el valor de la moneda, lo que desde el Gobierno es considerado un exceso de monetarismo que viene del Consenso de Washington.

"Al objetivo de la estabilidad de la moneda, propone sumarle también la generación de puestos de trabajo y el crecimiento de la economía, porque de otra forma la estabilidad de la moneda no dura nada", destacó la jefa de Estado.

Comentá la nota