El Marcial Quiroga también tiene carpas para aislar gente con gripe

Muchas son las consultas que recibe diariamente el hospital Marcial Quiroga en los dos consultorios habilitados para estudiar a niños y adultos que llegan con síntomas de gripe, en muchos casos con sospecha de que sea influenza A.
Por eso, debido a la gran cantidad de pacientes y familiares que arribaron los últimos días hasta ese centro de salud de Rivadavia, las autoridades del hospital le pidieron colaboración al Ejército para que instalara dos carpas. De esta manera, se repite la técnica usada en el Rawson, que puso carpas (pero de Gendarmería) para aislar a la gente con gripe y evitar el contagio en el resto de los pacientes y familiares.

La directora del Marcial Quiroga, Susana Rudaeff, hizo el pedido de las carpas a Osvaldo Quiñones, al frente del RIM 22, para ampliar la sala de espera. Los soldados se pusieron a trabajar y el miércoles ya estaban instaladas. Esas carpas quedaron ubicadas a escasos metros de la entrada de los consultorios donde 9 profesionales atienden de 8 a 22 a todas aquellas personas que presenten síntomas gripales, precisó Rudaeff.

"Lo que notamos con el correr de los días es que en la sala de espera del consultorio, fundamentalmente de adultos, hay horas pico en las que se concentran muchos pacientes y entonces la gente está relativamente incómoda. Esto se debe a que los médicos destinados a la atención se demoran por la cantidad de pacientes y por ello queremos aumentar la sala de espera para evitar la aglomeración y posibles contagios", precisó ayer la directora. Además agregó que el pedido formal para la ampliación de esta sala se lo hizo la encargada de ese consultorio y dijo que diariamente hay en promedio unas 80 consultas de personas mayores y unas 105 de niños.

El 29 de junio pasado, Gendarmería Nacional, con asiento en San Juan, fue la primera fuerza en establecer dos carpas dentro del hospital Rawson con la misma finalidad: la de sala de espera para personas engripadas.

El miércoles pasado por la siesta, cinco soldados comandados por un par de superiores llegaron en un camión del Ejército Argentino hasta el interior del hospital y en menos de media hora armaron las tiendas. "Son dos carpas comando que tienen una superficie de 16 metros cuadrados cada una y son rápidas para armar y desarmar. Pueden albergar a 5 personas acostadas en camillas o bien a unas 14 sentadas. Estas tiendas son excelentes contra el viento y la lluvia; además acumulan el calor del Sol y en la noche mantienen la temperatura", aseguró el subteniente Lucas Estévez, al frente del grupo de soldados. Y dijo además que estas carpas son utilizadas generalmente en el Ejército como puestos de mandos u hospitales de campaña.

Comentá la nota