De Marchi pierde aliados y poder en el Partido Demócrata

La autorización para endeudarse que pidió Jaque evidenció las diferencias entre el diputado nacional y buena parte de los dirigentes que hasta hace poco le respondían.

La discusión por el endeudamiento provincial que tuvo en vilo al oficialismo toda la semana, no sólo produjo reacomodamientos en el cobista Frente Cívico Federal, sino también en el Partido Demócrata. El diputado nacional y ex presidente de la fuerza, Omar De Marchi, intentó imponer su postura de no avalar el proyecto oficial, pero no lo logró.

Muchos demócratas creen que esto ocurrió porque De Marchi perdió peso en el partido y está cada vez más aislado. El lujanino se defiende: aceptó que no militó "lo suficiente" el rechazo al plan de Jaque y agregó que está cada vez más ocupado en los asuntos del Congreso.

El lunes pasado a la noche, los dirigentes del PD se reunieron en la sede partidaria para decidir qué postura llevaría la centenaria fuerza al debate por el endeudamiento en el Senado. La semana anterior, en la Cámara de Diputados, habían votado divididos: Mario Casteller y Antonio Spezia (que responde a De Marchi) se inclinaron por la negativa, mientras que el resto avaló la iniciativa enviada por el gobernador Celso Jaque.

El cónclave fue convocado por la presidencia del partido y allí los senadores defendieron la postura de apoyar al Gobierno, con excepción de Ernesto Corvalán (de estrecha confianza de De Marchi), que insistió para votar en contra.

De Marchi, por su parte, no fue al encuentro y mandó una carta expresando su oposición al endeudamiento. Pero el sí resultó ganador, después de una acalorada discusión que tuvo como uno de los protagonistas al diputado Roberto Pradines, que defendió técnicamente el proyecto del Ejecutivo. Al día siguiente, y a pedido de De Marchi, Corvalán cambió de postura y alivió al desesperado justicialismo que contó voto a voto.

"Hay un desgaste de De Marchi que se evidenció en esa reunión", confió a este diario un dirigente de peso. De hecho, en ese encuentro, un aliado de siempre del legislador nacional, el presidente del bloque de senadores provinciales, Carlos Aguinaga, confesó no conocer la postura de De Marchi sobre el endeudamiento. Hay quienes aseguran que ya no son confidentes y que hace meses que no se hablan.

Aguinaga, en cambio, intentó restarle importancia al comentario: "Sólo dije que no sabía la postura de De Marchi sobre el endeudamiento porque no habíamos hablado del tema. Nuestra relación sigue igual, de hecho nos vimos el viernes anterior a esa reunión en Buenos Aires". Después, confió: "A lo mejor dialogamos un poco menos, pero eso no significa que estamos distanciados".

En tanto, De Marchi justificó su posición: "Siempre he sostenido que no es bueno endeudarse para pagar gastos corrientes.De todos modos, soy un tipo orgánico y un hombre del partido". Ante las acusaciones de que no se impuso su parecer, el ex jefe del partido aclaró: "No he hecho de esto una ?cuestión de Estado', fijé mi postura, pero no la milité".

El vínculo con los intendentes

¿Qué cambió para que la postura de De Marchi no se tuviera en cuenta como antes? Según analizan en el partido, el principal motivo es que la nueva dirigencia del PD (comanda por el presidente Aldo Calise y el vicepresidente Andrés Grau) propició los espacios para que los dos intendentes que tiene la fuerza, Omar Parisi (Luján) y Jorge Difonso (San Carlos) tengan protagonismo en las decisiones partidarias. Ninguno de los dos jefes comunales mantiene una buena relación con De Marchi.

Grau no quiso polemizar con el ex presidente y sólo dijo: "Son estilos, nosotros pensamos que hay que debatir todo dentro del partido". De Marchi y Parisi, otrora aliados íntimos, hoy están distanciados y el principal escenario es Luján. "Con De Marchi no me llevo ni excelente ni mal, bien", definió Parisi. De Marchi, por su parte, sostuvo: "Cada uno tiene sus roles y sus responsabilidades, él tiene la responsabilidad de ser hoy intendente". En el partido, hay versiones que indican que De Marchi se inclinó por el no al endeudamiento para oponerse a Parisi.

En tanto, la relación entre Difonso y De Marchi nunca fue plácida, e incluso el sancarlino pensó alguna vez en armar una fuerza departamental. Ahora, con las puertas abiertas en el PD, su situación cambió. "Hay que pelear dentro del partido con un sentido amplio, nos estamos juntando con un grupo que llamamos los sub 40, que ganamos la juventud en 1995", definió entusiasmado.

De Marchi, en tanto, cuestionó a los jefes comunales por la postura a favor del endeudamiento. "Los entiendo, Jaque apeló al método de Kirchner, que usa a los gobernadores. De todas maneras, la manera de enfrentarlo es pararse firme", se diferenció el diputado.

Comentá la nota