Marchena no dejará el PJ antes de tiempo y frustró un festejo

Buena parte de los intendentes y hasta el Gobernador pedían que asumiera Miranda ahora. Incluso, el lasherino estaba organizando un gran acto. Pero el ex ministro tiene otro plan.

Pretendían un gran festejo e incluso ya habían reservado dos posibles lugares para hacerlo. No habría torta ni globos porque no se trata de un cumpleaños pero ya tenían diagramadas las invitaciones porque la fecha está cerca. Sin embargo, un imprevisto está a punto de aguar la fiesta.

Para renovar el Partido Justicialista local, la nueva conducción, con el intendente de Las Heras Rubén Miranda a la cabeza, deseaba asumir tres meses antes de lo previsto legalmente.

Pero el actual presidente y ex ministro de Gobierno, Juan Marchena, se niega a entregar el cargo porque quiere respetar los tiempos establecidos por la Carta Orgánica justicialista e inaugurar una casa que compró para que funcione como sede partidaria. Así, el traspaso planeado por Miranda para el próximo 17, tendrá que esperar.

No lo ocultó. Cada vez que le preguntaron, Miranda se encargó de avisar que el próximo 17 tenía intenciones de asumir. No es una fecha azarosa en el calendario peronista: es el Día de la Militancia, en recuerdo del regreso de Juan Domingo Perón al país tras 18 años de exilio.

Aunque el mandato de la actual gestión vence en febrero, luego de la contundente derrota que sufrió el partido en las elecciones legislativas de fines de junio, varios intendentes pidieron públicamente que se anticipara el cambio de autoridades partidarias. El primero en hacerlo, un día después del duro resultado electoral, fue el intendente de Maipú y senador nacional electo, Adolfo Bermejo, que pidió un signo de renovación.

Envalentonado por el apoyo que recibió públicamente de sus pares e incluso en importantes despachos de la Casa de Gobierno, Miranda empezó a preparar el terreno para consagrarse por anticipado como presidente del PJ. Se reunió con el gobernador Celso Jaque, quien también le dio su aval, y se puso a organizar el festejo personalmente.

"Ya he hecho una pre reserva; había pensado que la asunción podría ser en Andes Talleres o en el Bustelo", confió el intendente a Los Andes. Aunque ambos locales son de grandes dimensiones, con militantes de Las Heras, Guaymallén, Maipú y San Martín -todos administrados por el PJ- se aseguraban que estuvieran llenos.

Pero todo indica que la reserva deberá ser anulada y que si hay acto, será otro día. La actual conducción del PJ no quiere irse antes de lo previsto y tiene otros planes para el Día de la Militancia. Como Marchena está fuera de la provincia, designó a un hombre de su confianza, el secretario de finanzas del PJ Hugo Perazzo, para dar a conocer la postura respecto del pedido de la nueva conducción.

El dirigente peronista confirmó a este diario la posición: "Nosotros vamos a seguir en el cargo hasta febrero, de acuerdo a lo previsto por la Carta Orgánica. El adelanto del cambio de autoridades podría ser posible siempre y cuando se llegue un acuerdo. Pero para eso hay que convocar al Consejo provincial y luego al Congreso. Por lo tanto, la fecha del 17 está descartada", lanzó Perazzo.

Otro dirigente del entorno del presidente del partido agregó: "Marchena siempre manifestó que quiere que se cumpla con la Carta Orgánica, especialmente porque esta gestión ha sido ordenada y creemos que un cambio de conducción antes de lo previsto sugiere que hemos fracasado cuando en realidad las cuentas partidarias han sido saneadas".

Es que además del asunto de los tiempos, al actual presidente lo mueve otra razón para cumplir con el mandato hasta último momento: inaugurar la sede partidaria que compró. Se trata de la casa ubicada en calle San Lorenzo al 459 de Ciudad.

"Por primera vez en más de una década, el PJ volverá a tener casa propia", confiaron desde la actual conducción. Las intenciones del Consejo partidario actual apuntan a inaugurar la vivienda el 17, para simbólicamente dejarla "en manos de la militancia". La sede fue comprada en cuotas y la última vence en febrero, es decir que el PJ tiene pensado entregar ese mes un cheque al dueño del inmueble con la firma de Marchena.

Ante la negativa de la actual conducción, Miranda decidió dar marcha atrás con los planes. "Nunca quise forzar el adelanto. No tengo apuro ni estoy especulando con mis intenciones de asumir ahora. Se trata de una brasa caliente. Acá hay muchos temas por resolver y quería hacerme cargo lo antes posible para poner algunas cuestiones en marcha", sostuvo el intendente.

A Miranda le preocupa la proximidad de las elecciones de concejales en Capital, que son en marzo próximo. El panorama que avizora para el PJ no es el mejor. "He visto las encuestas y salimos debajo del voto en blanco. Hay que llamar a un Congreso partidario para reformular la lista de Capital y poner fecha para el traspaso de autoridades", afirmó.

Aunque no como presidente del PJ, Miranda piensa igualmente celebrar el 17: ahora lo hará de local, en un acto en su departamento.

Comentá la nota