Marchas al aeropuerto por "Mel"

Al grito de "que vuelva Mel, que vuelva Mel", varios miles de hondureños -entre 6.000 y 10.000, según quién los cuente- marcharon desde la mañana por las calles de esta capital con la intención de llegar a la Casa Presidencial, en donde se encuentra el golpista presidente Roberto Micheletti, pero ante la fuerte presencia policial y militar y un grupo menor de sus seguidores, decidieron caminar hasta el aeropuerto Toncontín de Tegucigalpa para empezar a calentar los motores, a la espera de Manuel Zelaya
El derrocado presidente ha anunciado que hoy llegará a esta ciudad de poco más de 1,2 millones de habitantes, junto con los presidentes de Ecuador, Rafael Correa, de Argentina, Cristina Kirchner, y algún otro mandatario que se quiera sumar a su operativo retorno, pese a no contar con el apoyo de la OEA y la advertencia lanzada ayer por el arzobispo de Tegucigalpa, cardenal Oscar Rodríguez Maradiaga (Ver La Iglesia...), de que podría haber un "baño de sangre" si decide regresar, y lar órdenes de arresto en su contra lanzadas por la Justicia hondureña.

Aunque no hubo choques con la policía, la tensión en el lugar era evidente. El cordón montado por los militares alrededor de la terminal aérea para evitar que lleguen los manifestantes, la presencia de francotiradores en sus techos y el vuelo bajo de helicópteros del ejército intimidaban a cualquiera.

El asesor del Comité Coordinador de Organizaciones Campesinas de Honduras, Rafael Alegría, uno de los promotores de las movilizaciones que se repiten desde el domingo pasado a favor de Zelaya, dijo que el objetivo de la marcha era "dar un mensaje a los golpistas de que somos muchos" y anticipar que hoy serán muchos más los que estarán desde muy temprano en Toncontín para esperar a "Mel" Zelaya, si es que decide regresar y, llegado el caso, si no lo arrestan cuando llega.

Lo ideal para los manifestantes hubiera sido permanecer toda la noche en una larga vigilia, pero el toque de queda que rige desde el lunes -y que anoche fue extendido por 72 horas más- entre las 10 de la noche y las cinco de la mañana abortaron esa posibilidad.

"Este domingo (por hoy) estaremos en Tegucigalpa abrazándolos, acompañándolos para hacer valer lo que tanto hemos defendido en nuestra vida, que es la voluntad de Dios a través de la voluntad del pueblo", dijo Zelaya desde el exterior, en un comunicado que fue difundido por Telesur, el canal con sede en Caracas que también entrevistó al presidente a su llegada a Washington, ayer. Habrá que ver si Dios es zelayista o atiende en la Casa Presidencial.

Comentá la nota