Marcharon en Irán en apoyo del gobierno

Pidieron la muerte de los líderes disidentes
TEHERAN.- Con una masiva demostración de fuerza del gobierno iraní, cientos de miles de partidarios del presidente Mahmoud Ahmadinejad tomaron ayer las calles de varias ciudades de Irán para manifestarse contra la oposición reformista, que aún mantiene el desafío a la política represiva del régimen.

La avenida Engelab (Revolución), escenario de las principales manifestaciones en la historia de Irán, fue copada ayer por miles de manifestantes movilizados por el gobierno, que arribaron en ómnibus y furgonetas alquiladas por el poder para intentar acallar las marchas opositoras, que desde el domingo pasado mantienen en jaque a las autoridades tras la muerte de 12 manifestantes.

Además, la televisión estatal mostró imágenes de las protestas en varias ciudades iraníes en las que se gritaban consignas a favor del presidente y en contra de los líderes opositores, Mir Hossein Moussavi y Mehdi Karroubi, para quienes pedían la pena de muerte. Al grito de "¡Castigo a los responsables de la conspiración!", hombres y mujeres envueltas en largos velos negros desfilaban por las calles de la capital y de otras ciudades con retratos del líder supremo iraní, ayatollah Ali Khamenei, máximo aliado de Ahmadinejad.

Las marchas en favor de las reformas realizadas el domingo concluyeron con graves incidentes, en uno de los cuales murió Ali Moussavi, sobrino del líder opositor. Según la policía, el joven fue asesinado por un grupo de atacantes no identificados y no por las fuerzas de seguridad. Por su parte, el ministro de Inteligencia iraní, Heydar Moslehi, dijo que Ali Moussavi había caído alcanzado por las balas del grupo opositor Mujahidines del Pueblo de Irán.

"En ningún lugar del mundo, la policía es atacada por los manifestantes. Desde ahora, la policía y el Poder Judicial se enfrentarán a ellos de forma contundente", dijo el general Ismail Ahmadi Moqaddam.

En medio de la creciente tensión, la agencia estatal de noticias IRNA informó ayer Moussavi y Karroubi habían huido al norte del país. Según IRNA, la Guardia Revolucionaria y el servicio secreto llevaron a los líderes opositores a la ciudad de Kelabarad, donde los mantendrían ocultos.

Sin embargo, la página web de Moussavi, Yaras, desmintió categóricamente el informe. Mohsen Karroubi, hijo del clérigo opositor, dijo que tanto su padre como Moussavi están en Teherán y que la información de IRNA es falsa.

Comentá la nota