Marcharon los estatales disconformes con el 6% .

Pauta: el gremio ATE sostuvo que "los trabajadores tenemos que ganar la calle para que el Gobierno abra la mano, porque vamos a la indigencia". Ayer, los empleados públicos se movilizaron hasta Casa de Gobierno. El Gobierno otorgó un 6% de aumento para el segundo cuatrimestre del año.
Medio millar de estatales marcharon ayer hasta Casa de Gobierno, disconformes con el aumento del 6% que dispuso el Gobierno provincial el día anterior. La Asociación Trabajadores del Estado (ATE) no levantó el paro dispuesto para ayer y se movilizó al mediodía, como tenía previsto desde la semana pasada.

La medida dispuesta por el Gobierno provincial el jueves no calmó las aguas. De todos modos, la movilización de ayer no tuvo la fuerza que se esperaba. La semana próxima se iniciarán las negociaciones por condiciones laborales que anunció el Gobierno, sector por sector.

La Mesa Intersindical de gremios deberá reunirse en los próximos días para analizar los pasos a seguir. El 6% para el segundo cuatrimestre que se otorgó quedó lejos de las aspiraciones de los gremios, que se sentaron el jueves a conversar con los funcionarios con el pedido del 12%.

Ayer, en la marcha desde la Plaza San Martín, participaron grupos de ATE y la CTA, trabajadores del hospital Evita y del gremio de salud que hace base en el Molas, personal de Canal 3, de Contaduría y de la Ley 2.343 más algunos viales.

El dirigente de ATE y director en el ISS, Daniel Pérez, arengó a la marcha y centró las consignas en el reclamo de un salario digno y las paritarias. "Ningún candidato tiene la vaca atada. Una vez más le cargaron la pesada mochila de la crisis a los trabajadores", reprochó frente al despacho del gobernador Oscar Mario Jorge.

El único discurso de la movilización, que se cerró con el himno nacional, estuvo a cargo del secretario adjunto de ATE, Ricardo Araujo. Pidió hacer memoria y recordó que "hace exactamente un año, cuando en La Pampa no había sequía, cuando la crisis no había asomado y el país crecía al 8% mensual y el modelo era exitoso, en ese momento estábamos en la plaza pidiendo aumento".

"En ese momento los municipios estaban fundidos y el único que no estaba, el de Santa Rosa, se encargaron de fundirlo. Ahora Jorge nos dice que somos impacientes e insensibes, y muestra lágrimas de cocodrilo porque las arcas de la provincia están vacías. De ellos es la responsabilidad", sentenció.

"Ahora nos pide sensibilidad porque no hay un peso. ¿Dónde fue a parar la riqueza de la provincia", se preguntó Araujo.

El dirigente señaló que "nos dijeron que iba a haber una pauta salarial para los trabajadores y una coparticipación en 9 puntos más alto para los municipios: nos dieron migajas y quieren que no haya reclamos".

"Tenemos que ganar la calle, es la única forma de exigir que cambien la política porque sino los pueblos se mueren y los trabajadores van a ir a la indigencia. Hay que ganar la calle para que este Gobierno abra la mano. Tiene que devolver la riqueza que se produce en la provincia", concluyó.

Comentá la nota