MARCHAN CONTRA “GATILLO FACIL” EN LUJAN

Dos centenares de personas marcharon ayer por la tarde reclamado justicia para Marcos Conteras, muerto por un policía el lunes 19 de febrero, en el barrio Padre Varela de Luján.
Con pancartas y carteles que reclamaban prisión para el uniformado y condenaban al “gatillo fácil”, familiares, vecinos y militantes de organizaciones sociales se manifestaron frente a la Comisaría Luján Primera, por el centro de la ciudad y ante la Basílica Nacional.

Seguidos desde el aire por un helicóptero (un detalle que revela el inusual despliegue policial), los manifestantes se reunieron en el sitio en que fue ultimado Contreras y caminaron poco más de diez cuadras en silencio hasta la seccional, en cuya esquina los recibió un vallado e, inmediatamente, una formación de medio centenar de efectivos que portaban cascos, escudos y garrotes.

Tras un breve momento de tensión, la madre de la víctima y otros dos familiares cruzaron el vallado y se entrevistaron durante unos minutos con el capitán Abel Moussompes, titular de la Comisaría.

En tanto, los manifestantes corearon “justicia, justicia” y “asesinos, asesinos”, mientras que en la primera fila hostigaban verbalmente a los uniformados, alineados a apenas dos metros. “¡No queremos policías ‘gatillo fácil’ en Luján!”, gritó una mujer.

Después de dialogar con Moussompes, Norma Contreras –la mamá- expresó su dolor con una crisis de llanto, en tanto que un tío –Eduardo Contreras- explicó a los periodistas presentes que el oficial “habló muy bien”.

“Nos dijo que él estaba de vacaciones (en el momento del homicidio) y que estaba a nuestra disposición para cualquier cosa”, contó.

“Lo que queremos es que pague un perejil, porque el comisario termina siendo un perejil al que van a cambiar de lugar, pero nosotros queremos que vaya preso el asesino y su ayudante”, indicó.

“Hay algunos policías que están sembrando testigos en la comisaría, que Correale (Luis, jefe de la Distrital Luján) se ponga los pantalones largos, también lo convocamos al intendente (Miguel Prince), que haga algo, que no aparezca nada más para las elecciones”, dijo.

La charla con los periodistas se cortó por un incidente menor provocado por uno de los manifestantes, que estrelló un cascote contra el escudo de uno de los policías.

Enseguida, la columna enfiló por la calle Rivadavia hacia el centro comercial de la ciudad. Tras desfilar algunas pocas cuadras por la calle San Martín, finalizaron su recorrido frente a la Basílica. Allí, algunos familiares directos de Contreras ingresaron al templo, mientras que sus allegados afirmaban que marcharían cuantas veces fuese necesario hasta que encarcelen al policía Carlos Moyano.

Comentá la nota