La marcha del miércoles pedirá por seguridad, justicia e inclusión social

Del pedido farandulero de pena de muerte surgió la marcha nacional del 18. La multisectorial adhiere pero con un eslogan más sensible. El fomentista José Grandi y el empresario Julián Abad convocan, aunque con distintas miradas.
Fue cuando Susana Giménez terminó de echarle nafta al incendio que una ONG llamada "Mejor seguridad" convocó a una marcha nacional para el 18 de marzo. La Multisectorial de Olavarría decidió adherir pero tomando un poco de distancia de "el que mata debe morir". El eslogan que pudo imponer la pata más flexible del encuentro que reúne a distintos sectores fue "por seguridad, justicia e inclusión social". Dejar la muerte de lado y proponer sensibilidad se impuso después de intensos debates. El miércoles a las 20 Olavarría marchará otra vez. Pero ahora con tres víctimas adolescentes y profundamente vulnerables: una secuestrada y torturada, una asesinada, otra desaparecida. El fomentista José Grandi y el empresario Julián Abad analizan con distintas miradas.

A la conductora televisiva que pidió pena de muerte le siguieron varios: Moria Casán, Sandro, Cacho Castaña, Marcelo Tinelli, Luis Alberto Spinetta, entre otros. Hasta que una ONG liderada por Constanza Guglielmi convocó en nombre de la farándula justiciera una marcha para el 18. Y la Multisectorial, en su última reunión, decidió adherir.

"Hubo una profunda preocupación por estos últimos hechos", dijo José Grandi, dirigente fomentista. "Hay en el aire una corrupción que va más allá de la delincuencia común", consideró. "Hay un trasfondo mafioso, algo muy raro", sentenció.

A la hora de discutir la marcha del 18 Grandi sostuvo que él insistió en conocer los orígenes de la movida: "¿el que mata tiene que morir? ¿vamos a adherir a eso?", preguntó. Y logró promover como eslogan propio "seguridad, con justicia e inclusión social".

El fomentista está convencido de que "todos los poderes están involucrados en esto; desde la Justicia al poder político. Porque acá no hay asistentes sociales y esa ausencia es una decisión política clara. Hay siete en la calle cuando Tandil tiene 35". Se indignó cuando "se nos manda a las sociedades de fomento a hacer los censos; les decimos ustedes tienen que conocer todos los barrios... y nos responden que no tienen gente". Y subraya: "antes de que llegue la policía tenemos que llegar mil veces nosotros con los asistentes sociales", dijo.

Después, entró en un tema áspero. "Cuando hablan de que viene gente del conurbano... no importa de dónde es la gente. Si la quieren traer que la traigan, pero que lo blanqueen y le den condiciones dignas de vida", consideró semillando la polémica.

"Si los trajeron de incógnito es problema del Ejecutivo y si los que delinquen son los de acá también es problema del Ejecutivo porque hay más de veinte años de trabajo social que no se hizo bien".

Grandi admitió que su pensamiento es minoritario en la organización. "No todos adhieren a nuestro pensamiento". Pero "es indiscutible que la cárcel está llena de pobres" y recordó "las palabras del ex juez Jorge Moreno (en FM 98 pop); si acá faltó un millón de pesos en medio del escándalo de Vivienda, cuántos robos hacen falta para llegar a esa cifra... No se investiga todo lo que se tiene que investigar; sólo se pone énfasis en los ladrones de gallinas", aseguró.

Para redondear el panorama, el fomentista huele que "hay algún problema interno en la policía que supera lo normal". Grandi recordó que "a estos planteos se los hice a Eseverri mil veces. La Multisectorial nace del autismo del Ejecutivo con los fomentistas. Entonces empezamos a golpear otras puertas. Nosotros veíamos adolescentes en la calle, tomando cerveza y nadie hacía nada. Nos respondían `el problema no es nuestro, es de la escuela´; les decíamos que no alcanzaba el alimento en los comedores y nos respondían `el problema es de la Provincia...´ Nada era problema nuestro".

El dirigente aseguró que "desde el Ministerio de Desarrollo Social que dirige en Olavarría Patricia Bax le pidieron al presidente de la Sociedad de Fomento en la que soy vice que yo renunciara porque hablaba demasiado. Y que si no lo hacía nos iban a quitar la ayuda que viene de Nación. El presidente me pidió la renuncia pero el resto de la comisión me avaló. Hasta ahora no nos han cortado la ayuda, pero esas presiones son inadmisibles".

Contener

El empresario Julián Abad también adhirió al discurso de la contención de chicos y adolescentes, pidió "asistencialismo" en un principio y "educación y trabajo" después.

Más allá de que se adhirió con ganas a la marcha nacional, Abad dejó en claro que fueron fundamentales "los últimos hechos que han ocurrido en Olavarría" tras los que "más que nunca tenemos que estar unidos para reclamar por justicia".

Abad cree que la justicia y la inclusión social "son lo más urgente para reclamar para que todos esos sectores que todavía no están asistidos se incluyan rápidamente y se pongan a trabajar los que son responsables para contener a tantos jóvenes que están a la deriva".

Acerca del destino diverso y cruel de tres adolescentes en los últimos días, el empresario sostuvo que "ni remotamente ningún ciudadano estaría mentalizado para esperar algo así, que hijos de nuestros vecinos pasaran por semejantes cosas. Todo esto parecía muy lejos de Olavarría pero ya lo tenemos acá". Coincidió con Grandi en que estos hechos "van más allá de la delincuencia común y se dejó que crecieran sin que nadie hiciera nada".

La idea es que baje a Olavarría Carlos Stagnaro, Subsecretario de Seguridad de la Provincia, con quien se reunieron hace poco tiempo. Con el funcionario "planteamos el tema del paco, de la escasez de detenciones, de la poca inteligencia, el poco trabajo de la justicia, la falta de esclarecimientos". Además "el caso del cadáver que se encuentra en un lugar en que la multisectorial había dicho que se reunían los móviles policiales".

Por eso "no se trata de sacar ventaja de una gravedad tremenda como la que estamos viviendo. Este incendio, si no, nadie lo va a apagar". Entonces "lo que queremos es ocuparnos. No sólo reclamar por el hecho de reclamar, sino trabajar en conjunto. No se trata de sacar ningún rédito político y quiero que esto quede claro. Es lamentable que se piense en hacer política con este horror, no nos daría la cara a ninguno".

Abad se atajó por la lluvia de cuestionamientos desde varios sectores, fundamentalmente desde el oficialismo, a partir de su conocida militancia en el macrismo. El adelantamiento de las elecciones, que instaló la campaña como un alud repentino, lo colocó en un lugar incómodo. "En algún momento voy a tener que correrme de algún lugar", reconoció.

Comentá la nota