Marcha Comodoro

Los comodorenses se movilizarán mañana, viernes, a las 20,30. Lo harán para pedir seguridad y justicia, dos demandas que crecen en el seno de la sociedad chubutense y que no pueden ser tapadas con el discurso autista del Gobierno, que insiste en culpar a cualquiera del problema, en lugar de hacerse cargo de que está ante una crisis de envergadura.
Es que, contrariamente a lo que sostiene el mensaje demagógico, cuando no socialmente irresponsable, de los funcionarios del Gobierno y de los intendentes acomodaticios, en Trelew y en Puerto Madryn ya no hay lugar donde poner más presos, ni tampoco policías para custodiarlos. El dato no sólo demuele la teoría simplista acerca de que el fenómeno del delito y el crimen son cosa de "treinta ó cuarenta" malvivientes, liberados de manera continua por los jueces, sino que tiene una profundidad que necesita, de manera urgente, razonamientos más serios y soluciones distintas a las que hasta ahora se han ofrecido.

"Cuando hay que llevar los presos desde Puerto Madryn a Trelew, la ciudad se queda con varios patrulleros menos", le confesó un jefe policial a Rawsonline, bajo la estricta garantía de que su identidad no será revelada a los censores oficiales, que creen de una manera ciega en que todo forma de silencio equivale a la salud.

El Gobierno prometió, una y otra vez, que construiría dos nuevas unidades carcelarias, una promesa que ya era vieja en la época del radical José Luis Lizurume, que pasí y se fue sin concretar esas obras.

Este jueves por la mañana, un alto oficial de la Policía en Trelew reveló la verdad desnuda: en la Alcaidía Policial de esa ciudad no quedan plazas disponibles y están atestados también los calabozos de las Comisarías. Lo mismo sucede en Puerto Madryn.

Pero nadie se hace cargo.

Comentá la nota