Dan marcha atrás con el plan para aumentar el impuesto inmobiliario en la provincia de Buenos Aires

En conferencia de prensa, el titular de ARBA, Santiago Montoya, negó que el gobierno bonaerense vaya a implementar un incremento de hasta un 30% en el gravamen mediante un revalúo de las viviendas más caras
Tras el revuelo que suscito la difusión mediática de la medida, el gobierno bonaerense dio hoy marcha atrás con el proyecto para aumentar el impuesto inmobiliario hasta un 30% a través de un revalúo de las viviendas más caras.

El encargado negar la implementación del plan, durante una conferencia de prensa en la Capital Federal, fue el titular de la Agencia de Recaudación de la Provincia de Buenos Aires (ARBA), Santiago Montoya.

Calificadas fuentes cercanas a Scioli habían anticipado ayer a LA NACION que Scioli estaba analizando la posibilidad de realizar esta modificación tributaria, una semana antes del tratamiento del presupuesto en el parlamento provincial.

El plan de Sciol implica rebajar sensiblemente los impuestos de propiedades cuya valuación sea inferior a $ 95.000 y compensar esa disminución con la aplicación de la revaluación realizada por la provincia en 2005 y que sólo se puso en marcha parcialmente hace dos años para aquellos que realizan mejoras en sus viviendas.

En este sentido, los aumentos recaerían sobre las propiedades de más de $ 200.000 de valuación. No obstante, el revalúo no se aplicaría íntegramente, sino que se haría en forma parcial y la carga tributaria subiría porcentualmente en relación con la mayor valuación de las fincas sin sobrepasar un 30% de aumento.

Según lo estimado, la medida sumaría a la recaudación , como máximo, unos $ 300 millones extras, aunque, se aclaró, desde el gobierno bonaerense, que "el objetivo no es mejorar la recaudación con esta medida".

Comentá la nota