Marcha atrás

Marcha atrás
BOCA 2 - GODOY CRUZ 3: "Si perdemos, marchamos...", dijo el Coco en la semana. Y Boca marchó en su propia casa contra Godoy Cruz. Dio vuelta el partido con un gol mal cobrado pero ni así pudo sostener el triunfo y Chávez le dio triunfo al visitante sobre el final: 3-2. Boca quedó a ocho de la punta en apenas cinco partidos.
¿Qué más le puede pasar a Boca? Y, por ejemplo, después un pésimo comienzo en el torneo, de una derrota en Tucumán y de una eliminación de la Copa Sudamericana con derrota ante Vélez, le puede pasar perder con Godoy Cruz en su propia Bombonera y después de dar vuelta el partido con un gol que sólo vio el línea Adrián Rastelli. La pesadilla no se termina nunca.

No mostró signos de vida Boca. Ni siquiera después de ese empate fuera de planes (fue falta de Battaglia al arquero y la pelota no está claro que haya ingresado) y ni siquiera después del gol de Gary Medel de palomita que dibujó una sonrisa fugaz en el rostro de Alfio Basile. Pero, al final, el Coco terminó con cara larga, los ojos clavados en la nada y una preocupación que crece fecha a fecha. Porque Boca, otra vez, fue un puñadito de buenas intenciones, algunas (pocas) más lúcidas que otras. Muy lejos de una imagen de equipo hecha y derecha.

Entonces, Godoy Cruz, que perdió jugadores pero no las mañas, aprovechó para armar su fiesta de la Vendimia en La Boca. Con su inclaudicable vocación ofensiva, a pesar de pasarla mal en algún momento, sobre todo en arranque del segundo tiempo, fue a buscar el empate y, con Boca con 10 por la expulsión de Medel, fue por más. En ese final electrizante de palo y palo, de ataque y contraataque, el Tomba acertó en el pase final y Chávez no perdonó al Pato. Ya nada peor podía pasarle a este Boca gris del Coco Basile.

Comentá la nota