La marcha arrancó con 3 mil y terminó con 4 mil: los jóvenes fueron el motor de la movida

La marcha arrancó con 3 mil y terminó con 4 mil: los jóvenes fueron el motor de la movida
Una convocatoria que superó todas las expectativas, y con un 80% de jóvenes reclamando seguridad, fue el formato de la marcha convocada por la Multisectorial por la Seguridad. Esta vez, el evento tomó un cariz más político al final, y volvieron las apelaciones contra el Gobierno local. Los chicos hicieron toda la diferencia: cuando aparecieron las columnas que se concentraron en Parque Mitre, empezaron a cerrar los comercios, la gente se agolpó, arrancó una columna de 3.000 personas en el Teatro y luego de un giro eran algo más de 4 mil, que volvieron a cantar el Himno y corearon los nombres de víctimas de homicidios sin resolver en la Ciudad.
Una movilización por la seguridad masiva y traccionada por jóvenes que gritaron reclamando seguridad sorprendió con una cantidad creciente de asistentes (empezaron 3 mil, terminaron la vuelta cerca de 4 mil) muy superior a la que se esperaba, sobre todo a 20 días de otra movilización de 6.500 personas por el tema. El saldo: a pesar de que muchos padres que asistieron hoy preocupados por la coyuntura exigían más participación de la gente, se trata del pico de movilización social en Olavarría por un tema de interés público: más de 10.000 personas en dos días.

La marcha de este miércoles fue convocada por la Multisectorial por la Seguridad en consonancia con la marcha nacional que tuvo citas en todas las plazas de grandes ciudades del país. Pero en Olavarría se morigeró la consigna: ``por la inclusión social y por la Justicia´´.

Fue un fenómeno para observar detenidamente, porque a la cabeza de la movilización estaban los dirigentes caracterizados de la Multisectorial (José Quintero, Julián Abad, Miguel Arena, y el resto que cabalga en un segundo plano pero tiene igual cartel) pero la movida no empezó hasta que no llegaron los jóvenes en masa.

A las 20:00, en San Martín y Rivadavia, la formación era ruidosa pero escasa, de menos de 2 mil personas. Pero a las 20:15 llegó a la esquina una columna ruidosa de jóvenes que se habían concentrado en Parque Mitre, convocados desde las 18:30 a través de la red social de Internet `Facebook´, un sistema que ya ha marcado tendencias fuertes en Olavarría.

Cuando ese grupo llegó, le insufló oxígeno a una movida que de todos modos eran importante. Allí fue cuando los chicos que portaban el cartel ``los jóvenes exigimos seguiridad´´se encolumnaron hacia General Paz por Rivadavia. Allí se cantó el Himno, y no tardaron en arrancar.

En ese momento se notó que la movilización estaba dominada por los pibes, algo que era de esperar por la conmoción que viene causando en la Ciudad la desaparición y probable homicidio de Magalí Giangreco, en medio de falta de resultados investigativos.

Al rodear la plaza central, la columna era de más de dos cuadras, al pasar por el hotel `Santa Rosa´ (desde donde tomó imágenes infoeme.com) eran más de 3 cuadras y al dar la vuelta por Necochea y llegar al Teatro el crecimiento de la columna seguía: eran casi 4 mil.

Además, a medida que se fueron concentrando a las 20:10 antes de la salida los comercios fueron cerrando. Y en la esquina de San Martín y Rivadavia habían quedado no menos de tres centenares de adultos, muchos de ellos mayores, que comprendieron que se trataba de una marcha de pibes, y los esperaron en la esquina.

Dentro de la movilización, las opiniones eran llamativas. Porque pese a que la movilización era masiva, varias madres le comentaron a este Diario On Line que ``somos pocos, porque con el momento que vivimos, con un joven muerto y sin resolver el caso tendríamos que ser 10 ó 20 mil personas´´.

La marcha no obvió los cánticos. Pibes de entre 14 a 20 años en su mayoría encaraban entonaciones como ``basta de discursos, queremos soluciones´´, ``adónde están, adonde están, los que decían que nos iban a cuidar´´, ``el que no salta es de Eseverri´´, ``inclusión social, inclusión social´´ (algo inducida por José Quintero, quien trató de tomar la batuta final) y un cierre a toda garganta ``ole lé, ola lá, la marcha no se acaba si no hay seguridad´´, que les impedía a los organizadores de la Multisectorial cortar la movilización.

Y tanto querían seguirla los pibes que hubo que aplacarlos con el padre Nuestro, y aún así no se querían ir de la plaza.

Los miembros de la Multisectorial tuvieron su propio capítulo. El fomentista Quintero tuvo un momento de interacción con la multitud, cuando mencionó los apellidos de olavarrienses víctimas de homicidios, varios sin resolver: Yini, Galván, Trinchero, Navarro, Otamendi, Corbalán y varios más, además de tres menciones a Magalí Giangreco. En todos los casos la respuesta fue ``¡Presente!´´.

Llevado por ese ánimo, Quintero lanzó a la moviliación dos ``Eseverri´´ y la respuesta fue ``¡ausente!´´. Algunos miembros de la Multisectorial observaron incómodos.

Al final, el grupo central se descargó en el Himno Nacional. Además de Ernesto Cladera y el grupo de la Coalición Cívica, en el medio de la esquina estaba, bien visible a pesar de los canticos contra el intendente José Eseverri, el presidente del Concejo Deliberante, Julio Alem.

``Desde el Municipio hay que hacer todo lo posible por facilitar la información de la gente, que se sepa quién comete los delitos y quién es quién en cada lugar´´, dijo entre otros conceptos, y se mostró cómodo de estar allí. En el medio de la movilización.

Comentá la nota