Marcelo Tinelli, el gran elector.

Por N. Wiñazk.

El conductor promete a Scioli, Massa, Macri y Michetti. Ya tuvo a De Narváez, pero Cobos le dio un voto no positivo. Los candidatos van por los votos y el rating.

Francisco de Narváez no será el único. De acá a quince días, justo en el último tramo de la campaña electoral, el programa de tevé ShowMatch, que emite el sketch "Gran Cuñado", recibirá a varios de los candidatos reales de estas elecciones, que se entremezclarán entonces con sus imitaciones paródicas en diferentes sketchs y cruces que intentarán ser humorísticos.

A pesar de las burlas que reciben desde ese segmento del programa, los dirigentes del oficialismo y la oposición no pueden evitar la tentación de mostrarse en un show televisivo con más de 20 puntos de rating. El propio Marcelo Tinelli dijo a radio La Red que está negociando con la Quinta de Olivos la presentación estelar de Néstor Kirchner: "Estamos hablando con el ex presidente para que visite el programa como cierre de campaña", contó, casi como si fuera el gran elector de estos comicios legislativos.

En rigor, Tinelli no sólo negocia con el oficialismo, sino que lo hace con todo el arco político: corroboró que la semana próxima irá a ShowMatch el gobernador bonaerense y candidato a diputado, Daniel Scioli y dijo también que tiene confirmadas las presencias de los referentes del PRO, el jefe porteño Mauricio Macri y su candidata a diputada por ese distrito, Gabriela Michetti. Desde las oficinas de Ideas del Sur, además, ya llamaron al jefe de Gabinete, Sergio Massa, al que le encantaría poder tener un mano a mano con su imitador, el peinador oficial de Cristina en "la casa". La posibilidad de la propia mandataria se presente en ShowMatch está descartada, según dijeron fuentes de su entorno.

A pesar de los dichos de Tinelli, cerca de Scioli dijeron que el gobernador no tenía todavía agendada su participación en el programa. La candidata a diputada del PRO, Michetti, también es reacia a visitar ShowMatch: su imitación, la más nueva de todas las de "Gran Cuñado", no le gustó nada, según contó en la intimidad.

El primer candidato en aceptar la invitación de Tinelli fue Francisco de Narváez, que fue al programa el jueves.

Apareció vestido igual que su imitador, con quien bailó una coreografía torpe, además de reírse de todos sus chistes. El trato favorable que recibió El Colorado alentó a que otros candidatos y funcionarios se sientan con más ganas de participar de la parodia, según contaron a Crítica de la Argentina fuentes del oficialismo. En el comando de campaña de Kirchner no descartan que el santacruceño finalmente acepte hacer una aparición en el programa justo en la última semana de su campaña, repitiendo entonces lo mismo que hizo Carlos Menem en 1995, cuando fue entrevistado por Tinelli en Videomatch, pocos días antes de ganar su reelección.

Quien no entrará en el juego de "Gran Cuñado" es el vicepresidente, Julio Cobos, que está muy molesto con su imitación, ya que está retratado como un personaje solitario, cabizbajo y errabundo. El mendocino considera que no es correcto que siendo vicepresidente se preste a encabezar bromas desde un programa de televisión.

El productor de Ideas de Sur, Fabián Escoltore, una especie de operador político de Tinelli ya que es su nexo con el poder, es el encargado de llamar a los candidatos y funcionarios que están siendo invitados a ShowMatch. ¿Irá el ministro de Justicia, Aníbal Fernández, quien sugirió que las imitaciones televisivas a la Presidenta debían ser reguladas?

Desde Ideas del Sur ya saben que será muy difícil contar con algunos kirchneristas, siempre reacios a las apariciones públicas, como el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, al que de todas maneras intentarán contactar en las próximas horas.

Comentá la nota