"Marcelo Fernández no tiene espíritu de ayudar a los vecinos"

El pasado sábado 28 de noviembre se produjo en el barrio Jardín de Alto Camet una reunión de vecinos en la que participaron el Director de Asuntos de la Comunidad del municipio, Marcelo Fernández, y el concejal del GEN, Guillermo Schütrumpf; oportunidad en la que se habría planteado "el irregular funcionamiento" de la Asociación Vecinal de Fomento del barrio.
"Desde hace varias semanas venimos trabajando junto a Fernández con los vecinos del sector que cuestionan la inactividad de la Sociedad de Fomento. En cada reunión el número de vecinos que se congrega no es inferior a los 50 ó 60 y todos participan, sin embargo el mayor de los reclamos es que no pueden asociarse a la AVF", explicó el edil del GEN.

Según se informó, "para la ocasión se convocó al presidente de la institución, José Fournier, para intentar mediar en una solución pacífica del conflicto", aunque, "a pesar de estar debidamente comunicado, no se hizo presente y la resolución del conflicto deberá resolverse por intermedio de la Dirección de Asuntos de la Comunidad".

Con esta finalidad se constituyó una "mesa de enlace", compuesta por siete vecinos, para promover una reunión conjunta con Fournier, Marcelo Fernández y los miembros de la mesa.

Sin embargo, el titular de la entidad barrial, en diálogo con 0223.com.ar, desestimó este martes la existencia de "cualquier irregularidad" en la institución. "La Sociedad de Fomento está legalmente constituida porque cuenta con documentación que lo avala", enfatizó Fournier al respecto.

En esa línea, el fomentista consideró que el titular de Asuntos de la Comunidad "intenta romper una Sociedad de Fomento adjudicándole problemas que no tiene y manejándose con cuestiones falsas. Lo único que busca es hacer confrontar a los vecinos". "Esto es algo netamente político, porque, evidentemente, Marcelo Fernández está respondiendo órdenes del intendente", apuntó.

En ese contexto, Fournier, quien estará al frente de la entidad hasta noviembre de 2010, negó categóricamente que haya sido convocado a la asamblea por el funcionario municipal y el concejal Schütrumpf. "Nunca fui notificado ni de manera verbal ni escrita de esa reunión", aseguró.

Por tal motivo, explicó, este martes denunció al funcionario de Pulti ante la Defensoría del Pueblo. "Lo denuncié ante la Defensora del Pueblo adjunta, Mónica Felices, porque me están avasallando la entidad que presido: al mencionar la palabra ‘regularización’ están queriendo decir que lo mío está todo mal y están faltando a la verdad", afirmó.

"Además de que, en caso de irregularidad debería intervenir Personería Jurídica y no el Municipio, Fernández nunca se ocupó de lo que pasa en el barrio: jamás respondió a ninguna de las solicitudes de convenios, no tenemos tractor –pese a que nos lo otorgado por ordenanza-, nos faltan luminarias y arreglos de calles; en cualquier momento se nos cae el famoso Puente Azul", resaltó.

"Estamos en democracia, se cumple con las leyes, pero esta gente quiere boicotear a la Sociedad de Fomento con la complicidad de Marcelo Fernández. Lo más triste es que él fue fomentista y dice que es abogado, por lo tanto, conoce el estatuto de las Asociaciones Vecinales", deslizó.

Y aseveró: "Jamás se preocupó por lo que necesitábamos, pero ahora, por dos o tres punteros políticos que se juntan con él (entre los que habían, según me informaron, gente de Las Dalias que nada tienen que ver con mi barrio), se mete en nuestra institución. No tiene espíritu de ayudar a los vecinos".

En tanto, también se refirió en duros términos a la participación de Schütrumpf en la asamblea de la institución barrial. "Jamás lo ví en el barrio. Es más, una sola vez me lo crucé en el Foro Municipal de Seguridad y le di mi teléfono para que, cuando pudiera, conversáramos de las problemáticas del barrio, pero nunca me llamó. Fue elegido para defender los intereses de los vecinos pero acá jamás vino y se ve que está en un total desconocimiento de las instituciones", disparó.

A su vez, Fournier admitió que su "gran temor" radica en que la situación perjudique en el corto plazo a los vecinos de Jardín Alto Camet. "Tengo miedo de que los $18 mil que iban a ir a la construcción de una biblioteca y un jardín de infantes, ahora queden frenados por una cuestión política. Lamentablemente no corren con la verdad, como si poner piedras en el camino beneficiara a alguien", lamentó.

"Evidentemente es más fácil alardear y romper o meter punteros políticos en las Sociedades de Fomento que trabajar honestamente", sentenció.

Comentá la nota