Marcelo Coronel trata de reagrupar las fuerzas

El todavía intendente de General Rodríguez intentó mostrarse ocupado en la gestión, pero no pudo responder algunas preguntas.
El cuestionado jefe comunal del partido del oeste del conurbano, cuyo mandato pende de un hilo, ya que una comisión investigadora de actos ilícitos compuesta por concejales propios y ajenos, ya se expidió y espera la respuesta del mandatario; al primer día hábil después de decretar un oportuno "receso administrativo" durante todo Enero, pero que funcionarios de su gobierno se encargaron de señalar que en el distrito es una costumbre, salió a mostrar a la comunidad mediante la prensa local y regional, que su equipo sigue gobernando.

Para esto sentó a su lado a sus principales colaboradores, que dieron un escueto informe de actividades, algunas de los cuales son una buena noticia para los vecinos de General Rodríguez, como la reapertura de la guardia neonatológica, la repavimentación e iluminación de la Ruta 7, de asfaltado de accesos a las escuelas barriales o la promesa muy cercana de cloacas.

Además el encargado de la economía municipal destacó que los números cierran, que están al día con trabajadores y proveedores, que se cumplieron los acuerdos con los sindicatos. El grandote funcionario lamentó que todavía el ejecutivo no cuente con la aprobación del presupuesto 2010.

El intendente, al ser consultado por InfoBAN acerca de su relación actual con los gobiernos nacional y provincial y con su partido, el PJ, respondió que últimamente se reunió con el gobernador Scioli y con el vice Balestrini, con el jefe de gabinete Aníbal Fernández, con el ministro de planificación De Vido y su segundo López, con el jefe de gabinete del gobernador, Alberto Pérez, y que todo continúa como antes de formarse la comisión investigadora. Inclusive afirmó que recibió múltiples llamados telefónicos de apoyo de sus pares. Desmintió a la prensa, sobre todo a la revista La Tecla, que informó que el jefe comunal de Gral. Rodríguez le echó la culpa de la formación de la comisión en el HCD a una maniobra paga de sus vecinos de Moreno, Andrés Arregui y Mariano West, aunque después anunció una participación policial por una valija llena de dinero que se habría caído durante la tumultuosa sesión de mediados de enero.

Pero el intendente no pudo salir del atolladero planteado por periodistas locales, sobre su título universitario, por el que cobra un sobresueldo, cuando un escriba le dijo que mostrara el título y se acabó la discusión, manifestó que sus abogados le recomendaron que no muestre nada hasta que el ejecutivo municipal responda a los cuestionamientos de la mayoría de los ediles.

Uno de sus funcionarios llamó traidores al concejal Anghileri y a la ex senadora Arguissaín, que estarían oprando junto con el kirchnerismo, como se comenta en nota aparte.

Por último el intendente, curioso personaje muy típico del conurbano, destacó que va a acatar el fallo judicial, pero que previamente va a responder punto por punto a las acusaciones, y que es difícil "voltear" a un intendente elegido por el pueblo.

Comentá la nota