Marcan un positivo cambio de tendencia en la industria de Oil & Gas

Marcan un positivo cambio de tendencia en la industria de Oil & Gas

Con el retorno de las exportaciones gasíferas y el mayor aporte de los hidrocarburos no convencionales, 2018 significó un ‘año bisagra’ para la actividad. Para 2019 se prevé la continuidad de esta tendencia, más allá de la incertidumbre que implicarán las elecciones.

La última temporada evidenció un cambio de rumbo en el desempeño de la industria de Oil & Gas, según la visión de KPMG Argentina. A través de su informe ‘Industrial del Petróleo y Gas: Tendencias para 2019’, la consultora resaltó que tras una profunda ausencia en los mercados internacionales, consecuencia directa de la crisis sectorial iniciada en 1998, la Argentina volvió a exportar gas natural a Chile. 

En paralelo, el país experimentó crecientes niveles de extracción de hidrocarburos no convencionales, lo que se tradujo en una mayor participación de estos recursos en su oferta total. Estos dos hitos marcan, para KPMG, un nuevo escenario en materia de producción, exportación y abastecimiento local. 

No obstante, el reporte advirtió que las elecciones presidenciales previstas para este año introducen un elemento de incertidumbre de índole coyuntural. “Más allá del signo político que finalmente se imponga en los comicios, esto podría implicar la redefinición de decisiones técnicas y políticas que afecten a éste y otros sectores económicos para los próximos años”, indicó.

KPMG destacó la relevancia de diagramar una estrategia de diversificación en la producción energética a fin de crear los incentivos y las condiciones necesarias para fomentar y distribuir mejor la inversión local.

El trabajo también destacó la relevancia de diagramar una estrategia de diversificación en la producción energética a fin de crear “los incentivos y las condiciones necesarias para fomentar y distribuir la inversión local entre los diversos recursos y fuentes de generación”. Si bien la explotación de recursos no convencionales ganó peso en la oferta doméstica de hidrocarburos, KPMG acotó que la potencialidad de este recurso aún requiere de cuantiosas inversiones y condiciones más favorables que sólo podrán observarse a futuro.

Por otro lado, señaló el informe, quedan por explotar importantes reservas de recursos hidrocarburíferos convencionales, los cuales aún contribuyen con la mayor parte de la oferta doméstica, amén de continuar siendo los más utilizados para la generación de electricidad.

El crecimiento trascendental del segmento no convencional lo ha llevado de contribuir escasamente con la producción hidrocarburífera a aportar más de un tercio de la oferta de gas y un 15% de la de petróleo.

Otro factor a considerar, precisó el relevamiento, tiene que ver con el rol de la producción de fuentes renovables, que además de favorecer la diversificación de la oferta energética resultan significativamente más sustentables en el tiempo que las otras opciones. 

Precios proyectados

Con respecto al mercado internacional, KPMG aseguró que el comportamiento de los precios aún afecta la producción de hidrocarburos, tanto en el plano interno como en el externo, lo que orienta la masa total de inversiones hacia las regiones que ofrecen el ambiente menos incierto para el negocio.  En ese sentido, parece claro que las restricciones en la oferta de crudo que lleva adelante la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y sus socios, junto con los efectos de la elevada producción norteamericana y las restricciones impuestas en mercados como Venezuela e Irán, siguen “arrastrando al precio de los hidrocarburos por una senda variable”. Sin embargo, la consultora anticipó que en base a las últimas proyecciones del Banco Mundial (BM), la cotización “podría hallar una tendencia de estabilización en alrededor de los u$s 70 por barril hacia 2030”.

A diferencia de lo que ocurra con el crudo, KPMG observó mayores precisiones sobre la tendencia al alza en el valor internacional del gas natural. “En ese aspecto, el BM estima que hacia 2030 el precio promedio del gas de Estados Unidos y la Unión Europea (UE) se ubicará en torno a los u$s 6 por millón de BTU”, cuantificó.

Recorrido alcista

Para complementar su diagnóstico sobre el mercado argentino y el desarrollo de los hidrocarburos no convencionales, el relevamiento de KPMG Argentina remarcó que en los últimos dos años este tipo de recursos se benefició con un “crecimiento trascendental”. Esta inédita expansión del segmento no convencional, de hecho, “lo ha llevado de contribuir escasamente con la producción hidrocarburífera local en el pasado reciente a aportar más de un tercio de la oferta de gas y un 15% de la de petróleo”. 

De acuerdo con KPMG, debe esperarse que estas cifras de participación sigan un recorrido alcista en el corto plazo. Sobre todo, enfatizó la consultora, “en la medida en la que se recompongan los desequilibrios macroeconómicos del país y se mejoren las inversiones”. 

Coment� la nota