Es marcada la preocupación por la crisis que se avecina

Autoridades, comerciantes y representantes de sectores productivos, están manteniendo diversas reuniones en torno a consensuar medidas que ayuden a paliar la crisis socioeconómica que se avecina y que aseguran, "va a ser complicada".

La situación económica global ha generado, en distintos sectores, una marcada preocupación. El municipio de Río Grande, que no es ajeno, comenzó a mantener una serie de encuentros con los sectores productivos y comerciantes para tratar de encontrar soluciones o paliativos para afrontar esta problemática que, de manera inminente, generará falta de empleo.

El secretario de Gobierno del municipio de Río Grande, Pablo Blanco, participante de estos encuentros, reveló que "en el sector industrial ya han caído unos dos mil contratos de empleados" por lo que ahora existe una gran cantidad de personas que tiene un futuro incierto en materia laboral.

El funcionario municipal aseguró que el tenor de las reuniones que se están desarrollando es para saber "cuál es la situación, las expectativas y las posibilidades de las empresas radicadas en la ciudad de Río Grande".

Agregó que los referentes de estos sectores, "nos han planteado distintos panoramas: una visión es la metalúrgica. Otro panorama un poco más complicado es el caso de las textiles o de las confecciones, por eso estamos testeando y buscando opiniones del sector para ver desde la parte del gobierno municipal cómo nos preparamos ante los alcances de las dificultades que seguramente producto de la crisis que se está viviendo, no solo en la provincia, en el país y en el mundo, sino también en la cuidad y queremos ver qué medidas tomamos para paliar las dificultades que se produzcan".

Además de reunirse con los gerentes de las distintas fábricas, se desarrollan reuniones con representantes gremiales como también con otros sectores de la producción y lo mismo se hará con los comerciantes.

Según manifestaron los gremialistas, "en el transcurso de los últimos meses del año pasado han quedado cesantes, más de dos mil personas".

El titular de la cartera política del municipio explicó que abordarán la problemática en ciernes desde todas las áreas de municipales. "Nosotros estamos recabando información para ver de qué manera podemos prever posibles requerimientos que seguramente van a involucrar a diversas áreas, especialmente desde el área social de la Municipalidad".

También, "estamos viendo cómo se nos acotan las posibilidades de la búsqueda de nuevos empleos porque ante esta situación, nuestra oficina de Empleo está recibiendo muchos requerimientos porque lamentablemente la situación no nos permite reubicar a esta gente".

Pablo Blanco explicó las acciones que encarará el municipio para contrarrestar este problema e indicó que "en los próximos días ya pondremos al tanto al intendente Jorge Martín de las reuniones que hemos tenido con los distintos sectores y el concejal Ariel Pagella y daremos las respuestas que se plantearán desde el Ejecutivo municipal".

Por su parte, el concejal riograndense Ariel Pagella, se mostró optimista y recordó que la política aplicada por el municipio de Río Grande es "estar en contacto permanente con las fuerzas productivas para llegar a soluciones, y también con la ayuda de otras instituciones, como el Gobierno de la provincia, para que esta crisis impacte de la menor manera a los más desprotegidos que son los trabajadores en caso de que pierdan su fuente laboral".

El concejal dijo además que "nos han manifestado que todos los esfuerzos van a ser orientados a poder mantener las fuentes de trabajo, lo cual es muy importante, porque sabemos el impacto que puede llegar a tener esta crisis".

Agregó que "desde el Estado municipal se tomarán los recaudos para eventualmente, en aquellos casos donde hay una situación social difícil, poder estar trabajando y atendiendo a los perjudicados, ya que acá hay dos líneas concretas: por un lado la contención social y por el otro el tema salud, porque un trabajador si se queda sin su empleo se queda sin obra social, con lo cual en ese caso el hospital de la ciudad tiene que estar atento para poder dar cobertura".

También se refirió a la subvención de los productos por parte del Gobierno nacional al sostener que "en nuestra provincia no nos sirven ya que ninguno de ellos se fabrican en el ámbito local con lo cual eso complica un poco el panorama. Hoy por hoy la realidad indica que tenemos que vivir con lo que tenemos".

El concejal adelantó que "el intendente Martín tiene una línea de política de trabajo para contrarrestar la situación, ya vivida lamentablemente con la crisis del 2001, cuando el municipio tuvo una presencia permanente y del mismo modo lo hará en estas circunstancias, en contacto permanente con las fuerzas productivas para llegar a soluciones y también con la ayuda de otras instituciones, como el Gobierno de la provincia, para que esta crisis sea lo más suave posible e impacte de la menor manera a los más desprotegidos que son los trabajadores en caso de que pierdan su fuente laboral".

Comentá la nota