Maraña de irregularidades

En la maraña de irregularidades que se produjeron con la entrega y cobro de los tickets Vale Más hay varias coincidencias. Una de ellas es que los momentos críticos de descontrol tienen cerca en el tiempo alguna elección, cuestión que alimenta las sospechas del uso político que se hizo de ese sistema desde su creación en 2000.
Padrones que se engrosaban para esas fechas; vales entregados sin la firma de los beneficiarios también en ocasión de alguna elección; punteros políticos y dirigentes que aparecen como "benefactores" de los planes, son sólo algunos de los rasgos comunes. Uno de los años clave es 2005, cuando algunas comunas multiplicaron rápidamente la cantidad de beneficiarios y aparecieron duplicados.

Desde el quinto piso de Casa de Gobierno se llegaron a repartir más de 6 mil chequeras por mes. Las listas de las comunas también eran "infladas" allí, aseguran desde los organismos de control intervinientes.

Lo único que siempre estuvo aceitado desde el inicio fue el adelanto de fondos a Proms, la empresa emisora de los vales.

Lo curioso es que se adelantaba el pago del total de dinero. Pero la empresa recién debía usar ese dinero, según el circuito establecido, tres meses después de que se entregaban los tickets, cuando ya se completaba el circuito. Además, se pagaba el total sin descontar los vales no repartidos. Todo ocurrió así hasta luego de las elecciones de 2001. Recién después de ese comicio se realizó algo parecido a una rendición de cuentas, aunque sin comprobantes.

Por mes, los pedidos de emisión de tickets llegaban a superar los 20, a pesar de que debía ser sólo uno. En las bases de datos hay un tipo de plan que se repite y que en muchos casos se trata de planillas incluidas extraoficialmente por municipios y representantes del Ejecutivo. Algunas de esas planillas están bajo el nombre "Complementario".

Comentá la nota