Día uno en la era Maradoniana

Cuando en Buenos Aires los relojes marquen las 18, la nueva experiencia verá la luz en Glasgow, en el mismo estadio en que el Diez logró su primer gol con la camiseta celeste y blanca, en 1979.
Llegó el día. Y será histórico. Diego Armando Maradona debutará como técnico de la Selección argentina, ante Escocia, en Glasgow. A pesar de su condición de amistoso, el partido ha generado una enorme expectativa en la prensa mundial. El encuentro se jugará desde las 18, hora de Buenos Aires, en el Hampden Park, el mismo estadio donde Maradona convirtió su primer gol con la celeste y blanca, en 1979. Y ahora, a más de catorce años de su despedida del seleccionado como jugador –frente a Nigeria, en el Mundial 94–, Diego vuelve a él, aunque esta vez caminará hacia un costado para sentarse en el banco. Si antes fue conductor dentro del campo de juego, ahora intentará operar desde afuera.

“Voy a ser como siempre soy y voy a tratar de que el equipo me dé las respuestas que quiero. Y si no me las da, me voy a mover como siempre”, adelantó Maradona, quien tendrá como colaboradores para este partido a su amigo personal, Alejandro Mancuso, y a Miguel Ángel Lemme, un hombre muy cercano a Carlos Bilardo, secretario técnico de Selecciones. El dato no es menor debido a la polémica que se armó sobre los ayudantes del entrenador, sobre todo con el nombre de Oscar Ruggeri, al que se resiste Julio Grondona.

Aunque no lo confirmó públicamente, el técnico definió el equipo en el entrenamiento de la tarde –el último previo al encuentro–, que se realizó en el Hampden Park. Si bien se trató de una práctica a puertas cerradas, se supo que Diego paró una alineación de 4-4-2, es decir, sin enganche, un esquema que utilizará debido a que no cuenta con Juan Román Riquelme, a quien no convocó porque Boca pelea el torneo Apertura. De esa forma, la formación será: Juan Pablo Carrizo; Javier Zanetti, Martín Demichelis, Gabriel Heinze, Emiliano Papa; Maximiliano Rodríguez, Fernando Gago, Javier Mascherano; Jonás Gutiérrez; Carlos Tevez y Ezequiel Lavezzi.

En la delantera, estaba previsto que actuara Sergio Agüero. Pero el Kun debió viajar a Madrid de urgencia por un problema con su mujer, Giannina Maradona. En un principio se especulaba con que el jugador regresaría, pero ayer en Glasgow lo descartaban.

Dos de las novedades de la era que comienza respecto de la anterior, conducida por Alfio Basile, serán la presencia de Papa, jugador de Vélez, en el equipo, y el cambio de capitán. Mientras que con el Coco la cinta la llevaba Zanetti, con Maradona lo hará Mascherano, quizás el futbolista preferido del Diez.

Diego ayer se mostró relajado en la conferencia de prensa. “Me siento muy bien, muy contento de volver a Escocia después de tanto tiempo. Y hacerlo al frente de la Selección es un orgullo para mí”, dijo en el día previo a su debut como DT de la Argentina. Acerca de su primera experiencia al frente del equipo en las prácticas escocesas, Maradona aseguró: “Disfruto de estar al lado de los jugadores, lo buscaba desde hace mucho tiempo y me llegó en el momento justo. Tuve una charla con los muchachos y pude meterme en el corazón de ellos. Estoy muy contento”.

Diego, además, se diferenció de Alfio Basile, su predecesor en el seleccionado, al menos fue lo que se desprendió de sus palabras: “Van a ver un cambio en la Selección. A medida que nos vayamos metiendo, va a haber cambios tácticos, de personas. Acá el jugador se va a sentir mimado, feliz de estar en la Selección y va a defender a esta camiseta como se merece”.

El de esta tarde será el primer paso de Diego al frente de la Selección. Desde hoy comenzará a vislumbrarse cómo será su equipo. El recorrido será largo: “El camino es llegar a ser primeros en el Mundial, no estar entre los cuatro. El cómo lo haremos depende en gran parte de los jugadores, con nuestro acompañamiento”. Comienza una época en la Selección: la era Maradoniana.

Mucho ruido y poca gente

Con más de 500 medios acreditados, la expectativa por el debut de Maradona como técnico de la Selección es enorme. Sin embargo, parece sólo limitarse a cuestiones de prensa. El público escocés no se ha sumado a ese fenómeno, al menos según lo que marca la venta de localidades. Los organizadores temen perder dinero, y por eso decidieron rebajar el precio de las entradas a la mitad.

El temor de algunos dirigentes de Escocia es “hacer el ridículo” de presentar un Hampden Park semivacío. Hasta ayer, se llevaban vendidos apenas 27.500 boletos, la mitad de la capacidad de público que tiene el estadio. Esos números se conocieron en las últimas horas a pesar de que los responsables habían asegurado que tenían pedidos por 250 mil entradas.

Gordon Smith, presidente de la Federación Escocesa de Fútbol, dijo que el negocio puede terminar en “un desastre”. “Necesitamos por lo menos 35 mil espectadores para cubrir los gastos. Siempre existe ese peligro si se trae a un rival importante a jugar a Escocia”, explicó al diario The Scottish Sun, que además detalló que la asociación pagó 1,2 millones de dólares por el partido.

Con las rebajas decididas por los organizadores, las entradas costarán 28 dólares. Así intentarán acercarse a la capacidad del estadio y evitar las pérdidas económicas.

¿Cuál argentino? ¿El escocés?

Tanto aman a Diego Maradona en Escocia que hasta le entregaron un premio en reconocimiento a su gol con la mano a los ingleses en los cuartos de final del Mundial de México 86. Se lo entregó el diario Daily Record, según explicó, en nombre de los hinchas escoceses.

La pica entre Escocia e Inglaterra tiene cientos de años, es histórica. Por eso, la figura de Maradona en una ciudad como Glasgow tomó dimensiones de héroe. El lunes por la noche, el periodista Anthony Haggerty, del diario local, le entregó a Diego una mano de cristal y un balón. En la foto, otro fanático, con pollera escocesa y la camiseta argentina, goza posando al lado de una gigantografía de la Mano de Dios.

Villa y Ardiles pasaron para desear buena suerte

Dos de los campeones mundiales de 1978, con pasado en el fútbol de las islas británicas se dieron una vuelta ayer por el campo de entrenamiento de la Selección argentina y después por el hotel donde se alojan Maradona y compañía. Osvaldo Ardiles y Ricardo Villa, de ellos se trata, también jugaron con el Diez vestidos de celeste y blanco por aquel entonces. “Estoy muy contento y creo que es una gran decisión de la AFA. Diego era la persona indicada para este puesto”, dijo Ardiles.

Villa, por su lado, después de expresar que desea que a Maradona le vaya “genial”, afirmó que el nuevo director técnico del seleccionado “tiene personalidad de sobra” para conducir al equipo. “Acá no hace falta experiencia sino personalidad”, repitió.

Comentá la nota