Maradona se quedó sin aros

Ni siquiera en un spa el DT de la Selección la pasa bien. Todo por una vieja condena por evasión de impuestos.
Los agentes de la guardia de Finanzas de Bolzano llegaron al exclusivo centro turístico ubicado al pie de los Alpes, preguntaron dónde podían encontrar al huésped que buscaban, fueron hasta su habitación y golpearon la puerta. Después de presentarse, le secuestraron a Diego Maradona sus dos aritos adornados con diamantes y valuados en 4 mil euros.

El procedimiento ocurrió ayer en el exclusivo spa Henry Chenot de Merano --en el que el director técnico del seleccionado argentino se internó el lunes junto a Verónica, su pareja, para hacer un tratamiento de adelgazamiento que le fue recomendado por Alfredo Cahe, su médico personal-- y está relacionado con la condena por evasión de impuestos que le fue impuesta a Maradona en febrero de 2005.

De todos modos, los aritos representan una ínfima parte de lo que el fisco italiano le reclama al ex futbolista de Napoli. Según el sitio italiano corrieredellosport.it, la deuda reclamada, actualizada con multas e intereses, asciende a 36 millones de euros.

Si bien el fallo definitivo de la Corte de Casación es de 2005 --en ese momento el fallo estableció un pago de 30 millones de euros--, la deuda impositiva corresponde al período 1985-1990 en el que Maradona brilló en Napoli.

El embargo se produjo un día después de que el diputado Maurizio Fugatti del partido ultraderechista Liga Norte --que apoya al premier Silvio Berlusconi-- exigió públicamente que las autoridades fiscales le enviaran una inspección a Maradona.

Por otra parte, este no es el primer inconveniente que tiene Maradona en Italia relacionado con el caso. En octubre de 2005, Maradona fue invitado por la RAI (Radio y Televisión Italiana) para participar del show Ballando con le stelle (un programa similar a "Bailando por un sueño"). Aunque las cifras nunca fueron confirmadas por la RAI, se habló de un contrato de 4 millones de euros.

Pero Maradona sólo llegó a hacer tres presentaciones en el programa ya que se retiró después de que el Ministerio de Finanzas le comunicara a la productora el embargo del cachet del astro.

Pocos meses después, en junio de 2006, cuando Maradona fue a la península para jugar un partido amistoso con fines benéficos en Giugliano, en las afueras de Nápoles, las autoridades le secuestraron dos relojes Rolex cuyo valor se estimó entre 10 y 11 mil euros.

En total, según calculó corrieredellosport.it, el fisco italiano habría recaudado con los embargos unos 50 mil euros, apenas el 0,14 por ciento de la deuda que le exige.

Las investigaciones por evasión impositiva a Maradona comenzaron hace más de una década. Ya en 1999 las autoridades le reclamaron el equivalente de 28 millones de dólares por impuestos impagos. Sin embargo, no pudieron trabarle el embargo porque Maradona no poseía propiedades en Italia.

Guillermo Coppola, quien entonces era representante del ex capitán de la Selección, dijo en aquella ocasión que estaba "todo en orden" y que "las explicaciones hay que pedírselas al Napoli". Sin embargo, el fisco llevó el caso a la Justicia y en 2005 llegó la condena definitiva.

Maradona también fue puesto en la mira más de una vez por las autoridades fiscales argentinas. En 1993, el por entonces secretario de Ingresos Públicos, Carlos Tacchi, lo acusó de evadir impuestos a través de paraísos fiscales. Sin embargo el funcionario no llevó el caso a la Justicia.

En marzo de 2007 el fiscal en lo Penal Tributario Germán Bincarz también le solicitó al banco Central información sobre las cuentas bancarias de Maradona en el marco de una investigación sobre una presunta evasión de impuestos iniciada en 2005.

Comentá la nota