La maquinaria agrícola crece de la mano de tecnología e innovación

El 2009 cerró con caída en la facturación local y niveles similares al 2008 en exportación. No obstante siguió el desarrollo de nuevos modelos para mejorar la producción. En Santa Fe, está radicada la mitad de las empresas del sector.
Las mejoras climáticas para la campaña agrícola 2009/2010 y un mejor panorama internacional, tras la crisis de los mercados, siembra el optimismo en los fabricantes de maquinarias agrícolas, que pese a la caída de ventas del último año no frenaron la inversión en investigación y en desarrollo de nuevos diseños y nuevos procesos de fabricación.

En la provincia de Santa Fe está radicada casi la mitad de las 722 firmas dedicadas a producir máquinas agrícolas y agropartistas y el eje de su ubicación está en el departamento Belgrano, especialmente en Las Parejas y en Armstrong. Esa zona de la provincia y la aledaña de Marcos Juárez en Córdoba, forman el cluster de la maquinaria agrícola.

El 2009 fue un año difícil en todo el mundo para este sector. En Europa, la caída de ventas fue del 30 al 40%; en Estados Unidos del 20 al 35% y en nuestro país del 25 al 45%, según los diferentes rubros de productos. No obstante la caída de facturación fue estimada en fuentes del sector en un 25% con respecto al 2008. En cambio, las exportaciones terminaron empatadas con una cifra cercana a los 175 millones de dólares provenientes de ventas a 32 países del mundo.

En 1998, nació en Las Parejas la Fundación Cideter (Centro de Investigación y Desarrollo Tecnológico Regional), cuyo objetivo es la reconversión de pymes del sector de fabricantes de máquinas agrícolas y agropartes en una muy interesante simbiosis entre el sector público y el privado.

Lo que viene

El licenciado Fabián Mascheroni está a cargo de los programas y proyectos de Cideter y explicó a El Litoral que "lo nuevo en máquinas agrícolas viene acompañado de la mano de la incorporación apropiada de la electrónica y la telemetría. Esta incorporación provoca importantes mejoras en el automatismo de funcionamiento y autorregulación de las máquinas, con prestaciones para grabar funciones y ejecutar órdenes con precisión en el momento y en el lugar indicado del ambiente del lote, que puede estar previamente señalizado o bien detectado en tiempo real a través de sencillos sensores o de ultra sofisticación".

A fines de noviembre último, venció el plazo para presentar proyectos ante el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Nación para los llamados ANR (Aportes no Reembolsables) y Cideter ingresó 36 pedidos por un monto superior a 7.700.000 pesos (ver proyectos en carpeta).

Del año que terminó se dice que fue el que permitió la incorporación del sistema de autoguía satelital en las máquinas agrícolas, sistema del que ya gozaban los tractores. Ahora ya está disponible en cosechadoras, pulverizadoras y fertilizadoras, mientras que en las sembradoras de más de diez metros de ancho de labor es indispensable la tracción de un tractor autoguiado. "Se busca precisión en la operación y bajar el nivel de estrés del operario" comentó Mascheroni.

El software más destacado de 2009 por su adopción masiva fue el que automatiza el corte por secciones de pulverizadoras, sembradoras y fertilizadoras, evitando las aplicaciones de insumos con superposiciones en forma automática, con la ayuda del posicionamiento satelital. Las máquinas llamadas "inteligentes o VRT", capaces de dosificar en forma variable automáticamente según ambiente o condiciones variables del cultivo, han mejorado la velocidad de respuesta en forma significativa. Esto constituye un importante avance en la precisión del manejo agronómico de los insumos y repercute positivamente en la respuesta económica de la aplicación de esta tecnología.

Esta incorporación de tecnología le permite hoy al técnico o productor programar casi metro a metro cuánto y dónde aplicar cada insumo en el lote, cosa que hasta hace algunos meses no le era posible.

El sector mira con optimismo el futuro. Son 722 pymes que saben que su desafío es internacionalizarse e innovar permanentemente para seguir teniendo competitividad global. La Argentina está muy fuerte en el desarrollo de tecnología de alta complejidad para la mecanización agrícola y tiene capacidad para duplicar la producción de alimentos para el mundo. Se estima que 90 mil familias, directa o indirectamente, viven del sector y pueden incorporar mayor mano de obra especializada en los próximos años.

Comentá la nota