La máquina de producir pobres

Por: Daniel Fernández Canedo

Fuente: EDITOR JEFE DE CLARIN

Pareciera que la Argentina sigue condenada a una visión cortoplacista sobre algunas cuestiones de fondo.

Hoy, en el suplemento iEco, tres economistas de larga experiencia, Brodersohn, Broda y Bein, brindan sus pronósticos sobre la economía 2010. Sobre el 2011, hay más dudas que certezas.

Coinciden en que la crisis financiera tocó piso y en que Argentina tendrá un repunte que alcanzará para recuperar el crecimiento perdido en 2009.

Pero sólo se animan a hablar de recuperación, no de crecimiento y coinciden en encender luces amarillas en torno a un aumento de la inflación y al riesgo concreto de que regrese el déficit fiscal.

Como dominan los tiempos políticos, los tres llaman la atención sobre que el año próximo podría comenzar a generarse una pesada herencia económica para la administración que seguirá a la de Cristina Kirchner.

El Gobierno forma parte del bando que considera que en 2010 la reactivación es una fija. Y apuesta a subir el consumo interno.

El aumento de las asignaciones familiares, la asignación de $ 180 por hijo, los trabajos cooperativos con remuneraciones de $ 1.300 forman parte de una red de contención social que, simultáneamente, contribuirá a que el consumo y la economía crezcan.

Pero las dudas surgen por el lado del aumento del gasto público.

Forzar el gasto estatal puede tener consecuencias sobre la inflación y todos los economistas empezaron a alertar sobre este tema.

Un repunte inflacionario implicaría volver a poner en funcionamiento la máquina de producir pobres. Y eso, como lo muestran hasta las estadísticas del INDEC, es un lamentable resultado de largo plazo.

Comentá la nota