Los mapuches van a la guerra en Chile

Luego de la muerte de un mapuche supuestamente involucrado en la quema de dos camiones madereros en el sur del país, la Coordinadora Arauco-Malleco (CAM), una organización territorial indígena, anunció que la población al sur del río Biobío "renuncia a la nacionalidad chilena" y declara la guerra al gobierno de Michelle Bachelet.
Sin identificar a la víctima, el dirigente de la comunidad de Malleco, José Naín, confirmó que el hombre murió desangrado en la comunidad de Huañaco Millao, durante un enfrentamiento entre indígenas y carabineros.

Anoche, horas después de los incidentes, la institución policial guardaba silencio y no había presentado su informe sobre los hechos. El incendio de los transportes de madera talada en la zona y la muerte son el último episodio del creciente enfrentamiento entre las comunidades de la Araucania y el gobierno, al que exigen que les otorgue tierras y derechos autonómicos. Dirigentes de la CAM, que reivindicaron el ataque contra los camiones y prometieron conquistar una nación mapuche autónoma "del Biobío al sur". "Damos por terminado todo diálogo con la República de Chile y le declaramos la guerra", aseguraron los líderes de la coordinadora.

La organización, que agrupa a sectores radicales de la etnia mapuche, justificó la respuesta de "fuego con fuego" como forma de repudiar "los hechos de violencia contra el pueblo mapuche". Desde Santiago, el ministro del Interior, Edmundo Pérez Yoma, advirtió a las comunidades del sur que "proteger a este tipo de delincuentes" las alejará de la negociación "con la autoridad para posibles entregas de tierras".

Las protestas de los indígenas al Estado son respaldadas por Naciones Unidas, que han criticado la política represiva del gobierno chileno, aunque también cuestionan los actos violentos de algunas comunidades. Según cifras oficiales, uno de cada cinco indígenas mapuches vive bajo la línea de la pobreza, lo que representa un 50% más que el promedio de la población chilena.

Comentá la nota