Mapuches dicen que la policía provoca los roces

Respuesta a Pellini por los hechos de La Angostura. Admiten presencia de familiares de Bariloche.
NEUQUÉN (AN).- La Confederación Mapuche de Neuquén reconoció ayer la presencia de allegados y familiares de integrantes de la comunidad Paichil Antriao en Villa La Angostura, que llegaron a la localidad provenientes de Bariloche para responder a los avances sobre las tierras que reivindican para sí.

"Se trata de un resguardo de las tierras de la comunidad, en el contexto de un clima de violencia impuesto por la policía", dijo el werkén de la Confederación, Fidel Kolipán, en diálogo con "Río Negro", si bien no habló de ninguno de los hechos de violencia por los cuales los acusa el gobierno provincial.

La situación en esa región de la provincia amenaza con volverse más conflictiva.

El domingo, el secretario de Seguridad de la Provincia, Guillermo Pellini, denunció que hay individuos encapuchados que están realizando ataques organizados, en el contexto de la disputa de tierras entre privados y la comunidad mapuche.

Pellini habló de un ataque a policías con bombas molotov y del incendio de una vivienda, además de la obstaculización con troncos de los caminos que habitualmente utilizan los turistas. Dijo que están investigando quiénes son los agresores.

"La convivencia con la policía se hace cada vez más desgastante. Su presencia en las tierras de la comunidad es una incitación permanente al choque", agregó.

Por otra parte indicó que "la gente que viene de Bariloche no está infiltrada. Son familiares de los mapuches que viven en la comunidad, que han venido a resguardar el territorio", dijo Kolipán, ayer.

De todos modos instó a "encontrar el espacio para el consenso y dar una salida política a toda esta situación".

Añadió que días atrás "me comuniqué con el gobernador Jorge Sapag y estamos a la espera de un llamado para definir todo este conflicto".

Los mapuches de la Confederación esperan que la provincia se sume a un censo nacional que se meterá de lleno en la cuestión de las tierras y las propiedades que pudieran corresponderle a los denominados pueblos originarios.

Kolipán aseguró que la reacción de los grupos denunciados por Pellini se relacionan con "una actitud intimidatoria" de la policía provincial.

Señaló que "se escuchan tiros al aire todo el tiempo, y los policías mantienen una actitud amenazante con los integrantes de la comunidad, que están en las tierras que históricamente ocuparon".

El conflicto tiene como trasfondo el desalojo a los integrantes de la Paichil Antriao, que según efectivos policiales, habían instalado viviendas en tierras que ahora pertenecen a privados. El caso, tuvo rebote en la corte interamericana de Derechos Humanos, a partir de una presentación que hizo la Confederación.

Comentá la nota