Mapas comprometedores en internet

Una asamblea de vecinos y la agrupación Giros fueron recibidos por el secretario José Garibay, que insistió que la municipalidad no aprobó un barrio privado en la zona. Pero tampoco ayudarán a las familias afectadas.
El reclamo de los vecinos de Nuevo Alberdi por la posible construcción de un barrio privado tiene ya un largo recorrido. Las inundaciones que sufriera el barrio en 2007 destaparon un tema poco visible para el resto de la sociedad rosarina y tuvo a lo largo de este tiempo múltiples aristas. El conflicto estalló una vez más la semana pasada cuando al mismo tiempo que desde la Municipalidad se seguía negando la existencia de algún proyecto privado, la Asamblea presentaba una nueva prueba que desdice la palabra oficial. "El proyecto existía, y era mucho más grande de lo que todos pensábamos. No solo existe el mega proyecto sino que hace sólo un mes planeamiento aprobó una parte de éste mediante la operación irregular que denunciábamos. La sensación fue de impunidad al ver este mega proyecto que supera ampliamente la idea de barrio privado que teníamos", dijo Juan Monteverde de la organización social Giros.

Este proyecto, según afirman desde Giros, fue presentado en 2002 al municipio y en los planos que presentados como prueba del estudio Caffaro Rossi y Cimar SA. (empresas responsables del proyecto) aparecen detallados los emprendimientos privados para la zona. Un master Plan que incluye 3 barrios privados de distinto tipo: Chacras y club de campo. Un estadio de Tenis que se acaba de aprobar, colegios privados, un campus universitario, y hasta un club de remo.

Monteverde plantea que "lo descomunal del emprendimiento tanto en lo suntuario y exclusivo como en las dimensiones que abarca (más de 500 ha.) hace imposible que ésta operación sea desconocida tanto por el intendente como por los funcionarios que durante dos años nos negaron que algún privado haya presentado alguna vez un proyecto", aseguró.

Con estas nuevas pruebas se dirigieron al centro de distrito norte "Villa Hortensia", donde funcionó en los últimos meses un espacio institucional creado con el fin de consensuar una solución para el barrio. En este espacio la Asamblea presentó un proyecto alternativo de hábitat popular, y que el municipio se comprometió a estudiar y realizar una contrapropuesta. Cuatro meses después de fundado este espacio la respuesta del Ejecutivo a través del secretario general José León Garibay fue que "la decisión política es no trabajar en alternativas para la zona rural. Sí continuar con los trabajos en la zona urbana del barrio. El municipio está trabajando en otros lugares de la ciudad, y esta no es una prioridad", dijo el funcionario.

Para los vecinos e integrantes de la agrupación Giros, "esta no es una respuesta a la altura del compromiso que asumió el intendente en el acampe que hicimos en agosto frente al municipio", explica Nora Leguizamon, vecina del barrio y delegada de la Asamblea Popular Nuevo Alberdi. "Mientras nosotros participábamos de los espacios de diálogo y esperábamos que ellos cumplan con su palabra de frenar los desalojos y retrotraer los avances del privado en el barrio, desde el municipio aprobaban junto con el privado los nuevos proyectos". De esta manera los vecinos se retiraron del distrito con la sensación de no haber conseguido nada. "Si algo faltaba era que el municipio acepte, como lo hizo recién Garibay, que no piensan hacer nada por las 300 familias de la zona rural y que son cómplices absolutos de lo que está pasando. Es sorprendente observar lo idéntico de los planos con que denunciábamos hace un año que en Nuevo Alberdi se pretendía construir un barrio privado y los planos del mega proyecto privado. El tiempo nos dió la razón y más de un funcionario va a tener que dar explicaciones en algún momento. Es impune como nos mintieron durante todo este tiempo y son obscenos los intereses que defienden", manifiestan desde Giros y reflexionan: "Veníamos diciendo que de cómo se resuelva el conflicto de Nuevo Alberdi, dependía el futuro de la ciudad ya que el fenómeno de barrios privados como único modo de expansión de la ciudad parece ser una formula "ganadora"que se repite en la periferia rosarina. O un modelo de ciudad excluyente se impone en Rosario o empezamos a construir una ciudad más justa para todos... por lo menos ahora está marcada la cancha y cada uno ya dijo de que lado iba a estar".

Las organizaciones de Nuevo Alberdi mencionadas, presentaron ante la justicia un recurso de amparo colectivo basado, según explica uno de sus referentes, "en la evidente planificación que existe sobre la zona". "A los desalojos que venimos denunciando se le sumó el recordado "error de coloreo" del intendente y ahora presentamos la ultima prueba, el mega proyecto privado que se presentó en 2002 y el municipio nos ocultó durante todo este tiempo", explicó Monteverde de Giros. La agrupación asegura además que lo más grave del ocultamiento oficial fue la aprobación por parte de la Secretaría de Planeamiento, hace sólo un mes, de uno de los proyectos de este mega emprendimiento: "El Magno Tennis Resort, ubicado a sólo metros de donde hoy se producen los desalojos.

Comentá la nota