El mapa político y legislativo en 2010 Pericia oficialista desvanece el reposicionamiento opositor

Ya en las proximidades del recambio legislativo, los debates y negociaciones en la Casa de Piedra empiezan a tomar forma. Sucede que el cuerpo parlamentario afrontará la renovación de diputados y con ello, el mapa de fuerzas de los diferentes partidos.
A pesar de su clara victoria en los comicios de junio pasado, el oficialismo no contará con los diputados necesarios para alcanzar el quórum propio, producto, entre otras razones, del apuntalamiento de la Unión Cívica Radical en Capital y la dispersión de compañeros díscolos agrupados en el ahora sombrío Frente Primero Jujuy.

Ante el nuevo panorama, no fueron pocos los dirigentes de mediana experiencia que mostraron su preocupación por la distribución de bancas y la posible obstaculización de leyes claves. Sin embargo, aquellos que peinan canas llevaron tranquilidad a la mesa. La estrategia elegida fue recordar el pasado reciente. Por ejemplo, de las elecciones de octubre de 1999, oportunidad en la cual Eduardo Fellner pese a ser electo gobernador obtuvo solo el 50% de las bancas en juego, perdiendo -además- el control de los municipios de San Salvador, San Pedro y Libertador General San Martín. Llamativamente fue en ese escenario de opacidad, donde el actual Presidente de la Cámara de Diputados de la Nación empezó a construir su capital político.

Conclusión: el poder no está atado necesariamente a los fríos números del ámbito legislativo, sino a cómo se lo ejerza y con qué propósitos: algo sobre lo cual el Justicialismo tiene dilatada trayectoria y los radicales aún no alcanzan el nivel deseado. En concordancia con estas cualidades sectoriales, no sería descabellado pensar que antes del 10 de diciembre algunos compañeros díscolos decidan armas sus valijas y abandonar el liderazgo del ingeniero Carlos Snopek, devenido en ciudadano raso, pese a los esfuerzos mediáticos por demostrar lo contrario.

Como podrá verse, no todo está dicho aún en la Legislatura, aunque las conversaciones y negociaciones cruzadas que se vienen llevando adelante en todos los frentes políticos hacen suponer que tendrán éxito solo aquellos que hagan gala de su muñeca política y prescindan, por un momento, de su locuaz discurso público. Es que en estos temas más vale hacer, que decir.

INTENDENTES Y ALIADOS

Quien avanzó casilleros políticos fue el propio gobernador Walter Barrionuevo. En medio del recambio de funcionarios, el Primer Mandatario emprendió una secuencia de conversaciones con intendentes y comisiones municipales, entre ellos San Pedro, Perico y la pintoresca Yala.

Según el testimonio de altas fuentes consultadas, las razones tienen que ver con dos aspectos centrales. Por un lado la necesidad de mantener un diálogo estratégico con jefes distritales, a fin de acordar aspectos puntuales sobre obra pública y gestión y por otro, apuntalar la territorialidad del justicialismo en el interior y sostenerla a fuerza de beneficios concretos para las comunidades.

Pero no son las únicas razones de esta nueva dinámica. Leales al Gobernador, aseguran que la presencia del Jefe de Gabinete en temas administrativos y las señales de alertas interpretadas por el Ministro de Gobierno, permitieron que Barrionuevo pueda dedicarse a cuestiones más generales de gestión y política, algunas de las cuales conversa -en la intimidad y por separado- con un núcleo duro de colaboradores, entre ellos, Eduardo Rodolfo Alderete, Jorge Casas, Daniel Almirón y el ahora fiscal de Estado, Alberto Matuk. "Hay una impronta cada vez más clara", comentó por lo bajo un allegado, sin ocultar su satisfacción por la nueva etapa barrionuevista.

¿QUE PASA EN LA CAPITAL?

La tormenta de la semana que pasó le cambió la cara a San Salvador de Jujuy. No porque haya afectado, triste e injustamente, viviendas y calles en diferentes barrios, sino porque puso, blanco sobre negro, el estado de abandono y deterioro de toda la estructura vial y de desagües. Lo que mostró la lluvia fue, en definitiva, la falta de previsión y planificación sobre algunas cuestiones estructurales y el predominio una política de la "coyuntura", expuesta ante los medios.

Aunque es necesario recordar que la cantidad de agua caída tuvo un regístro insólito para la época, 86,5 mm. en aproximadamente 90 minutos, según datos de la UNJu, fue así que los vecinos de la ciudad quedaron a la suerte del agua y sus consecuencias. Nadie sabía, con certezas, cómo actuar y reaccionar ante la pasividad de un Estado municipal prácticamente ausente. Una situación de arrastre en la que también deben ser señalados como responsables las anteriores administraciones capitalinas.

Quizá por eso, desde el Partido Justicialista ya empiezan a ver con cierta incomodidad la gestión de algunos concejales que, lejos de actuar como verdadera oposición en defensa del vecino, prefieren adoptar una posición de sumisión e individualidad. "En la Legislatura nos critican todos los jueves y en el Concejo los compañeros parecen niños de un jardín de infantes, se comportan como si viviéramos en Nueva York", se quejó un experimentado dirigente de conocida prosa.

Por lo pronto, algunos esperan que el 10 de diciembre también traiga, para eso lares, una bocanada de aire fresco y actitud opositora, que tanto bien le hace a la democracia.

Comentá la nota