Manzur dijo que la vacuna contra la Gripe A se va a exportar

La Presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, declaró a través de un decreto de interés público la iniciativa.
La vacuna se fabricará mediante un convenio entre laboratorios privados argentinos y extranjeros, con el apoyo técnico y logístico del Estado Nacional. Así, se asegurará en pocos años cubrir las necesidades locales de estas vacunas para nuestra población.

"Hay momentos fundacionales que marcan un antes y un después, y hoy es uno de esos momentos en nuestra historia sanitaria: por primera vez se va a producir en Argentina la vacuna para prevenir la gripe A y la gripe estacional", anunció este viernes el ministro de Salud de la Nación, Juan Manzur, al inaugurar en Mar del Plata la 5ta sesión ordinaria del Consejo Federal de Salud (COFESA), junto al gobernador de la provincia de Buenos Aires, Daniel Scioli, el intendente Pulti y los titulares de las carteras sanitarias de todo el país.

"Hay pocos países que tienen la posibilidad y capacidad técnica de producir estas vacunas que hoy escasean en el mundo, y la Argentina sería el décimo país en incorporarse a este grupo privilegiado", agregó el funcionario.

"Esta es una iniciativa privada que implicará una inversión que superaría los 50 millones de dólares", detalló Manzur, y agregó que este emprendimiento argentino "abastecería no sólo al mercado interno –a los valores de referencia a nivel internacional–, sino que también tendría la posibilidad de generar en el país más de 400 puestos de trabajo y de exportar la vacuna a otros países".

Además, el titular de la cartera sanitaria nacional dijo que "los argentinos vamos a tener mejores posibilidades de prevenir y frenar esta enfermedad".

"Hay que ampliar la planta donde se va a producir la vacuna en la localidad de Escobar de la provincia de Buenos Aires, capacitar a los recursos humanos y dotar a la industria nacional de toda la capacidad técnica que requiere ser uno de los pocos países en el mundo que fabrican estos medicamentos", finalizó Manzur.

Por su parte, el gobernador Scioli destacó "las posibilidades que se abren con la puesta en funcionamiento de la planta de producción de vacuna antigripal en Escobar", y elogió "las políticas públicas que desde el gobierno nacional se llevan a cabo en materia de prevención".

A su turno, el ministro Zin valoró "la decisión política de la presidenta de aunar los esfuerzos público y privado para desarrollar la vacuna contra la gripe", y agregó que "esto nos independiza de los vaivenes internacionales".

Mediante este convenio entre laboratorios privados de origen extranjero y nacional, se comenzará a producir en 2010 vacunas para influenza estacional y pandémica. Así, Argentina se integrará al grupo reducido de países productores en el mundo, entre los que se encuentran Estados Unidos, Suiza, Francia, Inglaterra, Italia, Japón, China e India.

Esta iniciativa contempla la provisión de vacunas y la instalación de una planta industrial con tecnología probada y de alta complejidad, que permitirá además de su producción y provisión local, que nuestro sistema sanitario nacional tenga acceso inmediato y preferencial a la vacuna pandémica.

La instalación de una fábrica a nivel nacional, radicará una inversión e incorporación tecnológica de alta complejidad y probada seguridad, generando más de 400 puestos de trabajo con alta calificación de recursos humanos y permitirá que el Estado Nacional mejore sensiblemente sus posibilidades de aprovisionamiento.

Se estima que la inversión total del proyecto superaría los cincuenta millones de dólares, destinados al equipamiento y a la construcción de la planta.

La misma constará de unos 3.400 metros cuadrados destinados a producción, divididos en un área no-biosegura de 1.800 metros cuadrados y la del laboratorio con nivel de bioseguridad BLS2 de 1.600 m2. Se prevé que alcanzará una capacidad de veinte millones de dosis de vacuna de influenza pandémica o estacional por año.

Los laboratorios que integran este convenio son Novartis Argentina S.A. (integrante del grupo suizo Novartis), el laboratorio Elea y Biogénesis-Bagó. El grupo suizo cuenta con plantas habilitadas y certificadas por las autoridades sanitarias nacionales y por la Organización Mundial de la Salud (OMS), lo cual permite un acceso directo cada año a las cepas que determina ese organismo internacional para la producción mundial de vacunas antigripales.

Durante el primer año de puesta en marcha y escalado a volúmenes estándar de producción, el Estado argentino supervisará el proceso de validación de la planta y el producto y su registro ante la ANMAT (Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología), organismo que depende del ministerio de Salud de la Nación.

Actualmente la disponibilidad de vacunas no alcanza a satisfacer la demanda mundial, y las compras que hace Argentina a través del ministerio de Salud de la Nación, el PAMI y las obras sociales nacionales y provinciales, son provistas solamente por productores importados que deben racionar sus disponibilidades.

Para producir 103.000 dosis diarias, se requieren 142.000 huevos, que deberán estar conservados en condiciones especiales de temperatura y humedad. La planta contará con tres máquinas de inoculación automática (con una productividad de 6000 inoculaciones por hora), y trabajando 22 días al mes y 9 meses al año, se llegará a la producción estimada de 20.400.000 dosis.

El proceso productivo considerado se hará mediante cultivo en huevos embrionados de pollo, inactivados por formaldehído antes de la purificación de los anfígenos y Split Viron (tratamiento con Triton X-100 y/o Laurel sulfato de sodio).

Argentina, al igual que el resto de los países, se encuentra expuesta al riesgo de la influenza, que en los últimos tiempos ha adquirido dimensión de pandemia.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró en junio de este año la máxima fase (seis) de Pandemia de Influenza A H1N1, que puso en alerta a los servicios sanitarios de todos los países del mundo.

La Argentina, por encontrarse en ese momento en su etapa invernal, fue uno de los primeros países que sufrió los embates de la circulación masiva del virus pandémico).

El pico máximo de la enfermedad en nuestro país transcurrió durante los meses de junio y julio y produjo hasta el momento 1.241.612 casos de personas infectadas, de las cuales más de 12.000 estuvieron internados y 600 murieron.

Si bien actualmente, en nuestro país la presencia del H1N1 es baja, se espera que siga circulando durante todo el verano, tal como ocurrió en el Hemisferio norte, y por ende produzca durante los meses de calor una importante cantidad de personas infectadas, de las cuales en muy menor grado algunos pueden ser casos graves, y en muy menor proporción se produzcan fallecimientos.

En la actualidad, la provisión de vacunas para la Influenza pandémica a nuestro país depende enteramente de su importación en un mercado internacional con déficit de producción y abastecimiento inmediato.

Hoy en todo el mundo, la capacidad de producción de vacunas preventivas para esta enfermedad, sólo puede cubrir una décima parte de la población en riesgo y muy pocos países son los que cuentan con tecnología y plantas de producción de este tipo de insumos vacinales.

Comentá la nota