Manuel Sacerdote: "Los bancos seguirán cuidando la liquidez"

Planteó que no habrá cambios, no sólo porque las entidades cuidan el dinero, sino porque no asumen la tasa fija a largo plazo. Cree que, por varios años por la crisis, en el mundo se operará con más cautela.
El ex presidente del BankBoston, Manuel Sacerdote, aplica su experiencia y conocimientos al asesoramiento financiero. Asegura que el sistema financiero mantendrá la cautela para cuidar la liquidez : "No sólo porque cuidan el dinero, sino porque no asumen el compromiso de tasas fijas a largo plazo", señala. Después de 32 años al frente del banco, dejó su puesto hace cuatro años, unos días antes de que se diera la fusión entre el FleetBoston, controlante del BankBoston en América latina, y el Bank of América.

Elogia la "competencia perfecta" en la que operan los bancos. "No se acuerda nada y si hubiera algo, no dura nada -sintetiza-. Es casi imposible que no se sepa que un banco acude al Central para un redescuento. Ir solo es ponerse en una lista negra".

Sacerdote, quien fuera uno de los ejecutivos más influyentes en la década del ’90, está convencido de que esta vez la magnitud de la crisis mundial determinará que, por varios años, "se opere con más cautela. Seguirán operando los mismos y aprendieron. Todos están peor que antes de la crisis, lo que puede existir es que haya algunos menos mal".

En lo que hace a la posibilidad de cambios en las regulaciones internacionales, asegura que "algo habrá", pero aclara que no serán drásticos. "Algo de la crisis se capitalizó, así como en el ’95 el Banco Central argentino aprendió y aumentó las exigencias de liquidez que determinó que el sistema aguantara más en 2001 y no estallara antes", subraya.

- El sistema financiero argentino está más líquido que nunca y, sin embargo, créditos no hay. ¿Qué pasa, hasta cuándo seguirá?

- Los bancos cuidan la liquidez. Los plazos fijos no crecen en la misma medida que los precios reales. En ese contexto las entidades prestan menos a más corto plazo. No sólo es porque cuidan la plata sino porque no asumen la tasa fija a largo plazo. Están cautas, moderadas.

- El Central ofrece incentivos para que se bajen las tasas y la respuesta es cero, ¿ningún banco se despega?

- Los bancos operan en un sistema de competencia casi perfecta. No hay acuerdos entre ellos y, si los hay, no duran nada. La regla es que, cuando los plazos de los depósitos bajan, las tasas suben. No hay otra, es así. Es casi imposible que una entidad acuda al Central y no se sepa. Ir a buscar un acuerdo de redescuento es ir sólo a ponerse en una lista negra. Para créditos a largo plazo debe haber depósitos que acompañen; si el redescuento es para prestar a cinco años no hay forma de que eso cambie.

- Según su criterio ¿es preocupante la salida de capitales?

- Es un dato a seguir. La conducta no se parece en nada a la de la crisis de 2001. Aquella sangría comenzó en febrero y siguió. Los depósitos cayeron casi todos los meses. Así no hay reservas que alcancen y eso que eran altas y estaban depositadas en el exterior. En 2005 el gobierno logró frenar una corrida que llevaba tres meses con una batería muy fuerte de medidas. Dio la sensación de que iba a cambiar y convenció al mercado.

- ¿Pasó la crisis internacional, se empieza a salir como dicen algunos especialistas y líderes políticos?

- En el mundo hay más calma. La tasa Libor bajó. Las crisis financiera duran mucho, creo que pasó el pico de la fiebre pero no todo. Claro que el optimismo de los garúes ayuda, cambia el clima. Dejar caer a Lehman Brothers fue un error. A los dos días eso ya era evidente. Si se deja caer a uno entra el pánico, se corta todo y la pregunta empieza a ser quién es el próximo.

- ¿Cree que se aprendió algo de esta crisis?

- Me parece que algo se capitalizó. Aunque suene a frase hecha siempre algo se aprende. Por ejemplo, en el ’95 el Central de Argentina aprendió. Empezó a exigir más liquidez y eso fue lo que ayudó a que en 2001 el sistema aguantara unos meses más. Con la magnitud y la extensión en el tiempo de los retiros podría haber caído antes.

- ¿Habrá modificaciones en las regulaciones para las operaciones a nivel internacional?

- Algo va a haber, pero nada dramático. Los mismos banqueros serán más prudentes. Creo que por mucho tiempo se operará de manera más cautelosa, más conservadora. Esta crisis ha sido muy grande, como la que no se recordaba desde el ’30, tiene pocos antecedentes. Eso ayudará a que, por varios años, haya más cautela. Hay que pensar que los mismos estarán un tiempo más y seguro que pensarán en esta coyuntura. No hay ninguno que haya ganado en esta crisis. Todos están peor que antes. A lo sumo habrá alguno que está menos mal, pero ninguno bien.

Comentá la nota