Mantienen régimen tarifario que perjudica a usuarios

El vocal del ENRE, Augusto Acuña, dijo que se ordenó a la empresa cambiar el sistema de cálculo.
A más de un año que retomara la operación del servicio de agua potable y cloacas de Capital, Valle Viejo y Fray Mamerto Esquiú, el Gobierno sigue sin realizar cambios en el sistema de cálculo tarifario vigente, que fue calificado por el ENRE, años atrás, como "lesivo para el interés público".

Es que el régimen de facturación, que fue heredado de la vieja Obras Sanitarias a Aguas del Valle -cuando se privatizó el servicio-, y luego a Aguas de Catamarca -cuando se lo reestatizó, tras casi ocho años de permanecer en manos de capitales españoles-, es claramente inconveniente para los usuarios que no poseen medidor.

El sistema "no medido" contempla para el cálculo de las boletas un criterio calificado como un "cuasi impuesto inmobiliario" por los propios técnicos del organismo de contralor, por tomar aspectos de la vivienda servida, como la dimensión y hasta detalles de confort.

En cualquier otro servicio público, el parámetro básico de cobro es el consumo que se hace.

Las asociaciones de usuarios vienen reclamando desde hace casi una década la modificación de este sistema.

En teoría, cuando se privatizó el servicio -en septiembre de 2.000-, se había acordado el progresivo paso del sistema no medido al medido, para lo cual la empresa debía adquirir cientos de estos dispositivos. En ese período seguiría aún vigente el sistema de la OSCA.

En el contrato de concesión la normativa de este traspaso estaba claramente contemplada, y debería haber regido el cambio de sistema de medición.

Los inconvenientes comenzaron apenas un año después, cuando estalló la crisis de 2001. En aquel momento, y por el congelamiento de la tarifas de los servicios públicos que estaban en manos privadas, los propietarios de la empresa argumentaron que no tenían fondos para ir al nuevo sistema.

Esto implicó que se mantuviera sin modificaciones un régimen injusto para miles de usuarios del Valle Central.

Uno de los obstáculos de este cambio es, justamente, el económico: los registradores tienen un costo importante que ahora, en una situación de crisis financiera y caída de recursos, deberá ser financiado por el Estado provincial.

Aumento y pedido

En el marco del incremento que el Ente Regulador autorizó a la empresa sanitaria, un 40% desde este mes, se ordenó al directorio de Aguas de Catamarca que comience a trabajar en un nuevo sistema de cálculo.

El vocal del organismo, Augusto "Mocho" Acuña, dijo que expresamente se pidió a la firma que trabaje en una propuesta que permita cambiar el sistema.

Además de ser perjudicial para muchos clientes de la empresa, el régimen vigente es obsoleto y presenta otras fallas.

El sistema no medido fue calificado por el enre como un "cuasi impuesto inmobiliario".

Comentá la nota