Se mantienen los precios de los campos

A pesar de la crisis internacional, el conflicto con el Gobierno y la sequía, no hubo bajas en las buenas tierras agrícolas
Pese a que a comienzos de año se especulaba con que la crisis financiera internacional, el conflicto con el Gobierno y la baja en la rentabilidad por la sequía iban a deprimir los precios de los buenos campos agrícolas de la pampa húmeda, aptos para soja y maíz, los valores continúan sostenidos, según expresaron operadores de inmobiliarias rurales.

Las razones: los inversores siguen pensando que el campo es un buen negocio a futuro y se trata de un rubro que produce alimentos para una población mundial que no para de crecer.

Vendedores que no pretenden resignar precios, en un contexto de oferta escasa, y compradores que se resisten a convalidar ciertos valores es la postal actual del mercado. Algunos operadores dicen que se cierran negocios cuando la demanda logra hacer caer el precio en torno del 10%. Hoy, una cotización estándar para un buen campo agrícola de la zona núcleo, con epicentro en las localidades bonaerenses de Pergamino, Rojas y Colón, va de 11.000 a 12.000 dólares la hectárea.

También hay especialistas que visualizan un mayor interés por el negocio tras el revés del kirchnerismo en las últimas elecciones. Advierten optimismo de la demanda por invertir en un rubro ligado a la producción de alimentos, en un mundo que sigue aumentando su población. Pero aclaran, de paso, que la demanda no está motivada por el blanqueo de capitales que impulsó el Gobierno.

"El año empezó con la firme sensación de que los precios habían bajado, pero no hubo muchas posibilidades de comprobar la evolución de éstos, debido a que hubo pocas operaciones. La situación actual nos permite definir que los campos de buena aptitud, escala y ubicación han mantenido el mismo precio que el año pasado", dijo Mariano Maurette, responsable del negocio de campos de Alzaga Unzué & Cía.

Esta apreciación es compartida, en líneas generales, por otros operadores. En este sentido, Pedro Nordheimer, de la inmobiliaria que lleva su apellido, coincidió: "Los precios están estables; no hay alzas ni bajas".

Buen negocio

En opinión de Nordheimer, hay gente que prefiere invertir en el rubro porque ve que el campo es "un buen negocio a futuro, la población crece, la demanda de alimentos va a seguir creciendo, pero la tierra es la misma". Nordheimer añadió que hay inversores que prefieren la tierra "antes que colocar el dinero en los Estados Unidos a un 1-2% anual de interés y una moneda que se desvaloriza (por el dólar). Comprando tierra y alquilándola bien, se puede sacar hasta 3 o 4 por ciento de la renta", comentó Nordheimer.

Por su parte, Alejandro de Elizalde, director general de la firma Elizalde, Garrahan & Cía., destacó: "Los campos están en los mismos valores que el año pasado. Los compradores no convalidan los precios y los vendedores no quieren bajarse; se hacen operaciones únicamente cuando el valor se cae entre 10 y 20 por ciento".

Para Marcos Lanusse, director de Madero & Lanusse, en la pampa húmeda los campos con mejores suelos agrícolas son los que "más defienden su valor". "Siguen manteniendo un muy buen precio, principalmente porque no hay muchos campos agrícolas buenos para ofrecer", señaló el especialista.

Con todo, Lanusse dijo que hoy están tasando los campos entre 15 y 20% por debajo de los precios precrisis. "Hay una tendencia que indicaría una baja, que habrá que ver si se consolida", señaló.

Interés

Desde Compañía Argentina de Tierras, Eduardo Fitz Gerald destacó también que los buenos campos agrícolas están en valores "sostenidos", aunque a diferencia de otros operadores contabiliza bajas. "Se suponía que por la crisis internacional y la interna los campos iban a caer mucho más, pero la realidad es que no cayeron más de un 10 por ciento. No bajaron porque no hay un endeudamiento importante (en el sector), las alternativas de inversión no existen y la inversión en tierras es un título casi triple A", señaló.

Fitz Gerald está observando un mayor movimiento en el mercado que hace dos meses. Entre otras cosas, lo atribuyó a que los precios de las commodities están nuevamente firmes. Este operador habla de precios de 11.000/12.000 dólares por hectárea para la zona núcleo, versus 12.500/13.000 del primer cuatrimestre de 2008.

En tanto, para Lanusse el rango de valores en la zona núcleo (Pergamino-Rojas-Colón) va de 8000 a 12.000 dólares; de 4500 a 6000 dólares por hectárea en las tierras agrícolas del oeste bonaerense, y de 1400 a 2000 dólares en los campos ganaderos de la cuenca del Salado.

Sobre los campos ganaderos, dijo: "Hay gente que piensa que es un buen momento para invertir y que la rentabilidad (ganadera) podría mejorar en los próximos años". Maurette coincidió: "Es un momento interesante para evaluar entrar en el negocio".

Respecto de los campos trigueros del sudeste bonaerense, Compañía Argentina de Tierras informa en su web de valores de 4500 dólares la hectárea, contra hasta US$ 6000 de mayo de 2008.

Comentá la nota