Se mantiene paralizada la actividad en el Puerto de Deseado

En el recinto portuario de Deseado continúa desde hace dos semanas la tensión entre sindicatos y una empresas pesquera por el reiterado atraso en el pago de salarios. El gobierno santacruceño prometió intervenir ante la situación.
Desde hace quince días, tres buques con langostino siguen amarrados y “nadie los debe tocar”, de acuerdo a la orden de una intersindical que pergeñó la protesta por los incumplimientos salariales de la Pesquera Santa Elena SA.

A los marineros afiliados al Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (SOMU), se sumaron los operarios de planta, agremiados al STIA (Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Alimentación), cuyo secretario general es Víctor Aguilar.

RECURRENCIA

El problema, según este sindicalista, es que la firma “siempre se atrasa con el pago de los sueldos quincenales”, y que este es un tema recurrente desde que la misma se instaló en Deseado, es decir desde hace poco más de una década.

“Es la única empresa que hace kani kama en el país, exporta como nadie, y no podemos entender que siempre tenga problemas con los operarios”, comentó Aguilar y luego apuntó sus acusaciones contra el gerente de la empresa, Alfredo Pott quien es, al mismo tiempo, el presidente de la CAPECA (Cámara de Armadores de Pesqueros Congeladores Argentinos).

La deuda es hacia los marineros y a los obreros de la planta en tierra, pero los estibadores también se acoplaron a la medida de fuerza, la que por ahora, consiste en “no innovar”, es decir, no hacer descargas, ni concurrir a la planta.

De todas formas, Aguilar dijo que el “encargado local de Santa Elena, suele hacer todo lo posible para conseguir la plata para los operarios, incluso a veces pidiendo prestada; pero el verdadero problema está en Buenos Aires, donde tanto Pott como el gerente contable siempre dicen que no pueden, que no tienen plata, y eso es algo que no creemos en absoluto, porque ellos siguen exportando, los containers con langostinos y kani kama siguen saliendo”. Añadió que “son cien mil pesos el monto general para pagar la quincena a los obreros, y siempre pasa lo mismo”.

A OIDOS DE PERALTA

El hartazgo de los obreros y marineros llegó a oídos del gobernador santacruceño. “Tenemos una buena relación con (Daniel) Peralta, quien se mostró preocupado y estamos siempre en contacto con el subsecretario de Pesca de la Provincia, (Rodolfo) Beroiz”, aseguró Aguilar.

Contó que esta “intersindical” deseadense, le propondrá al Ejecutivo santacruceño que imponga una exigencia legal a todas las empresas pesqueras para que “depositen por anticipado dos meses de sueldo, así nos aseguramos el cobro de los mismos”.

“Es más, por esta cuestión puntual, Beroiz nos dijo que si la empresa sigue con estos atrasos le van a suspender las renovaciones de los permisos de pesca”, aseveró.

Son 1250, los operarios de las plantas en esta ciudad. El haber quincenal suele rondar en los 1.200 pesos más tickets.

Comentá la nota