Se mantiene la izquierda

La coalición de izquierda en el gobierno de Noruega conservó una ajustada mayoría en el Parlamento en las elecciones legislativas de ayer, según los resultados oficiales parciales tras el escrutinio de 98,5 por ciento de los votos.
El primer ministro noruego saliente, el laborista Jens Stoltenberg, reivindicó la victoria de su coalición. "Conviene tomar ciertas precauciones, pero en vista de cómo se presentan las cosas, parece que podremos seguir" gobernando, declaró Stoltenberg, en una entrevista con dirigentes políticos al Parlamento.

La coalición saliente, que reúne a la Izquierda Socialista y al Partido Centrista en torno de los laboristas, ganó una mayoría estrecha de 86 escaños sobre 169 al Storting, según las proyecciones oficiales. La oposición de derecha se hizo de 83 escaños, de los cuales 40 los consiguieron por los populistas del Partido del Progreso. De confirmarse, el gobierno laborista es el primero en ser reelegido desde 1993 en este rico país escandinavo.

En el poder desde 2005, el gobierno de izquierda hizo campaña con la promesa de reforzar el Estado de bienestar y defender el empleo en el país, muy rico en petróleo. El gobierno saliente se enorgullece de haber ayudado a Noruega a superar la crisis gracias a la bonanza del crudo. En contraste, la oposición de derecha se comprometió a reducir los impuestos y hacer privatizaciones.

Comentá la nota