"Si no lo mantenemos, el sistema se cae".

Manuel Carrasco fue terminante durante la larga y tensa reunión para evaluar el boleto estudiantil.
Por momentos la discusión pareció estancarse, pero finalmente se resolvió "enganchar" el boleto estudiantil con la tarifa, aunque la empresa exigió poner fecha al proceso de revisión tarifaria.

* "Mientras discutimos eso, congelamos todo como está, pero también congelen las exigencias a las empresas", exigió Guido Dal Pozo, de la Tres de Mayo, frente al congelamiento de la tarifa estudiantil, por el momento, y la negativa a iniciar el proceso de revisión de la tarifa.

Manuel Carrasco, de la empresa Tres de Mayo, insistió en la necesidad de blanquear la tarifa ya que incluso en septiembre, cuando se aprobó el aumento, la municipalidad lo fijó en 1,60 y la empresa había planteado que debía estar en 1,75. "Un colectivo con 40 chicos son 4 pesos, ¿cómo ponés refuerzos con eso?", planteó.

Además, explicó que hubo aumentos en los costos, tanto a nivel salarial como insumos, por lo cual, tal como lo indica la resolución, el 23 de marzo se debería evaluar si la tarifa es igual, mayor o menor, "tenemos que saber dónde estamos parados".

Afirmó que las exigencias son sólo para las empresas, puesto que la resolución firmada para la implementación del boleto electrónico decía que en diciembre había que discutir el tema del boleto estudiantil y aún no hay definiciones sobre ese punto.

Por otro lado, señaló que se estaría aprobando en Buenos Aires un aumento para los choferes de 500 pesos al básico y 300 no remunerativos por única vez. Por lo cual se avecinan mayores dificultades.

Guido Dal Pozo planteó que si "vamos a congelar los ingresos, congelen también las exigencias a las empresas", ya que los costos no pueden congelarse y "nos obligan a trasladar esto al servicio, con el incumplimiento en salarios y pago a proveedores".

Comentá la nota