Los K mantendrán el control de la Auditoría

Designaron a Vilma Castillo, representante del Estado en Aerolíneas, al frente de la Auditoría General de la Nación. También renovaron el puesto a Javier Fernández.
El Senado aprobó hoy los pliegos para incorporar tres nuevos miembros a la Auditoría General de la Nación (AGN), de los cuales dos son fieles kirchneristas. En diálogo con Criticadigital, la senadora de la Coalición Cívica, María Eugenia Estensoro, denunció que el oficialismo “intenta poner un manto de impunidad sobre sus acciones del Gobierno. Los candidatos no tienen autoridad ni moral, ni profesional para formar parte de la Auditoría”.

Los dos polémicos nuevos miembro son Vilma Castillo, que fue asesora de Cristina Fernández de Kirchner cuando era Senadora y es actual representante del Estado en el directorio de Aerolíneas Argentinas; y Javier Fernández, a quien la oposición lo vincula con la causa por sobresueldos de los integrantes de la llamada mayoría automática de la Corte menemista. Fernández, ligado del ex ministro Rodolfo Barra (y devenido ahora en kirchnerista) procura renovó su cargo, que ocupa en la AGN desde 2001.

Respecto al tercer auditor electo, el diputado Alejandro Nieva (Jujuy), fue presentado por el jefe del bloque radical, Ernesto Sanz, y fue respaldado por Adolfo Rodríguez Saá y Carlos Rossi, del juecismo de Córdoba.

Las objeciones a los candidatos oficiales no tardaron en llegar. Poder Ciudadano elevó un pedido al presidente del Senado Julio Cobos y a todos los bloques, para que se publiquen por internet los currículums de los candidatos de modo que su designación se realice “con la mayor transparencia”.

En ese sentido, fuentes cercanas a los senadores de la CC denunciaron que no pudieron acceder a los pliegos de los candidatos, ya que al ser tratado sobre tablas no figura en la orden del día y sólo podrán verlos minutos antes de votar las postulaciones.

Sobre este tema, Estensoro explicó que “el método ideal es designar los candidatos y abrir un período de tiempo para que las organizaciones civiles puedan impugnarlos. Pero, en cambio, el oficialismo prefiere ubicar gente que tengan obediencia debida para asegurarse impunidad en su salida del poder”.

Pese a estas objeciones, el presidente del bloque, Miguel Pichetto, elogió la labor profesional de Fernández y sostuvo que las imputaciones formuladas a Castillo por su presencia en Aerolíneas son "injustas y ofensivas para la, porque atribuirle responsabilidad por su función en el directorio, me parece exorbitante".

LA UCR Y LA CC POR CAMINOS SEPARADOS. Pese a mantener el diálogo de cara a las elecciones legislativas del 2009, en este punto, ambas fuerzas de la oposición no mantienen una postura unificada.

El radicalismo se abstendrá de opinar respecto de los funcionarios K designados. Asesores de la bancada de la UCR aseguraron que “los postulantes oficialistas pueden ser cuestionados desde el punto de vista ético, pero cumplen con todos los recaudos legales”.

Estensoro replicó duramente. “Acompañan porque ubican un hombre en la Auditoría, sostuvo la senadora a Criticadigital, y agregó: "Es una degradación institucional, ya que se prestan a un acuerdo con el kirchnerismo que viola los principios de transparencia”.

EL ANTECEDENTE EN DIPUTADOS. En noviembre del año pasado, el oficialismo usó su mayoría en la Cámara de Diputados para imponer la nueva integración del Colegio de Auditores y designar a dos auditores de sus filas para establecer una estructura de poder en la AGN que obstaculice la investigación sobre los gastos oficiales. Para ello, llevó a dos de sus leales: Vicente Brusca y Oscar Lamberto.

La designación irregular fue denunciada ante la Justicia por el bloque de la Coalición Cívica que reclamaba para sí uno de esos cargos vacantes.

El desembarco de Brusca y de Lamberto surtió un efecto inmediato. Todas las auditorías en curso que podían comprometer la situación judicial de los miembros del Ejecutivo quedaron congeladas.

Comentá la nota