Mansilla retoma negociaciones hoy por aumentos a petroleros

Será en Buenos Aires. El secretario general del Sindicato Petrolero y Gas Privado de Chubut lleva propuestas consensuadas con los afiliados. Reiteró sus cuestionamientos a la huelga que se lleva adelante en Santa Cruz.
Dos reuniones centrales para la actividad petrolera fueron eje del plenario que el sindicato de Chubut realizó ayer, se trata de la discusión salarial que se retoma hoy y en cuyo contexto el secretario general, Mario Mansilla, cuestionó la medida de fuerza tomada por el gremio en Santa Cruz, y por otra parte, el encuentro del jueves que en el escenario de la Secretaría de Planificación mantendrán operadoras con refineras donde puso acento en la necesidad imperiosa de que el gobierno "afloje un poco con las retenciones" y que se llegue a un acuerdo de cara a un margen de rentabilidad para ambas partes.

Cuatro fueron los puntos formulados por el dirigente gremial como los constitutivos del mandato de asamblea con el que llegará a las mesas de discusión: en primer término la situación con los 160 trabajadores denominados "petrolitos" que todavía no cuentan con sus puestos de trabajo; en segundo lugar, formuló que antes del mes de octubre debe desterrarse la resolución 312 para que los 1.064 afiliados que perciben salario sin trabajar vuelvan a sus puestos.

El tercer punto lo constituye el nuevo convenio colectivo de trabajo; y, el cuarto, la discusión salarial en sí, que el dirigente consideró que se lleva adelante de manera muy dispar: "la Federación, con cuatro sindicatos donde está incluido Santa Cruz, acordó el año pasado un 19,5% prorrateado y en febrero cobraron el último 4,5% y nosotros cuando negociamos sólo salario, lo hicimos al mismo porcentaje pero al contado y se pagó; entonces las posiciones de ajuste y cuanto le corresponde a cada uno no es la misma", dijo Mansilla.

Recordó que el gremio tiene que devolver los $2.000 otorgados el mes pasado, y aludió a la diferencia en los adicionales, que en Chubut son mayores, por lo que argumentó que "nosotros tratamos de acompañar y ver cómo se puede dar" y consideró "llamativa" la medida de fuerza que tiene paralizada la actividad en Santa Cruz.

"Empezamos la discusión el jueves y estuvimos casi hasta las dos de la mañana del viernes, cada uno trajo las inquietudes, propuestas y contrapropuestas. Nosotros hicimos la propuesta de adicionales, ellos la del salario y quedamos que cada uno consultaba con su gente; nosotros cumplimos y creemos que ellos tienen una perspectiva diferente porque se cortaron a una medida de acción directa, yo los respeto si ese es su mecanismo, pero no es lo que se había conversado", cuestionó.

"Molesta" fue el término que eligió Mansilla para hablar de la consecuencia de las acciones en Santa Cruz en las negociaciones salariales, y cuestionó que "a lo mejor a algunos compañeros les dijeron que no había nada y no es así, había propuestas que había que analizar como corresponde. Además el cuarto intermedio no es para venir a parar la gente sino consultar. Uno tiene que tener responsabilidades, y para que los compañeros no tomen estas actitudes tienen que estar informados".

Dado que el principal argumento del reclamo en Santa Cruz tiene trasfondo en el ofrecimiento de escalonar el incremento salarial, y consultado cual será la posición de Chubut de subsistir tal oferta, Mansilla consideró que "todo se puede hablar".

"Tenemos que ver el retroactivo --explicó-- yo lo pretendo por lo menos a abril el que se pueda cobrar en la primera etapa porque tenemos que devolver los $2.000; no es tanto el porcentaje, lo que tenemos que explicar a los compañeros es que si un 25% de esta naturaleza significa pasarse de tablas sobre el impuesto a las ganancias y sobre asignaciones familiares, proponemos aumentos en la vianda, las horas de viaje, las paz social que son sumas fijas que no se toman para el impuesto a las ganancias, porque sino lo que logramos es un salario para que se lo lleve el Estado".

Comentá la nota