Mansilla propone un nuevo acuerdo social para Neuquén

"Hicimos una propuesta y desarrollamos una actividad electoral para ganar y esto es lo que incomoda a los oficialistas y otros sectores. Queremos ganar la elección", dijo Mariano Mansilla, candidato a primer concejal de Une, el próximo domingo.
Sostiene esa premisa en encuestas que, dijo, "nos muestran que estamos muy cerca con el MPN, en concreto, que podemos ganar".

Señaló que a diferencia de toda su historia, esta vez el partido provincial no ha hecho propuestas concretas y aduce que empezó tarde la campaña, "en realidad nunca la empezaron".

Destacó que Une apunta a vencer no sólo para ganar más bancas en el Deliberante sino para demostrar que no es imposible, con militancia y propuestas, ganarle al MPN.

"Si se compite para meter un concejal al MPN no le molesta y al progresismo le resulta más fácil de acompañar. Pero como se trata de generar un alternativa para que esta provincia cambie de una vez después de 50 años de partido único y de que no es sólo una elección de concejales, las estructuras económicas y políticas que han tenido una funcionalidad permanente con el partido provincial, comienzan a hacer ruido".

Aseguró que por lo percibido en la campaña han logrado establecer ese debate en la sociedad.

"De ese debate tiene que surgir el nuevo acuerdo social que estamos pregonando, que es una nueva síntesis, un nuevo acuerdo entre los sectores que queremos que la provincia salga adelante".

Mansilla opinó que cuando se compite en Neuquén electoralmente se debe asumir que el MPN utiliza al Estado para hacer campaña, que apela a un aparato clientelar y hay que estar dispuesto a afrontarlo.

"Y la campaña del MPN no son los afiches ni la TV, son los contratos, los aprietes a los contratados, los chapas, los subsidios", arremetió el dirigente de Une.

Destacó que los vecinos ya no opinan que no se pueda competir contra el aparato emepenista. "Han cambiado, y no por un concejal, sino por una idea mucho más profunda que es cambiar la provincia. El domingo competirán el aparato tradicional clientelar, con una estrategia de militancia, de vecinos que pretende demostrar que ese aparato es derrotable".

Comentá la nota