Mansilla minimizó las críticas del PRO y ratificó su compromiso para alcanzar acuerdos

El concejal había sido objetado por el macrismo, que lo tildó de "converso". Ayer minimizó las críticas, se dijo dispuesto a seguir trabajando para un acuerdo y definió su posición en el armado del peronismo disidente.

El concejal Carlos Mansilla, recientemente alejado del kirchnerismo para trabajar en Tandil por el espacio político que lidera Felipe Solá, relativizó ayer las críticas que le realizaran desde el PRO, otra de las fuerzas que, junto a la de Francisco De Narváez, avanzan en acuerdos rumbo a las legislativas del 28 de junio.

En un dossier que lleva la firma del coordinador de difusión del macrismo local, Alfredo J. Domingues, se había objetado la integración del abogado cooperativista a la nómina de concejales, bajo el título de "La conversión en tres días". En una singular trama, el comunicado baja línea desde la esfera provincial, pero curiosamente ayer su contenido fue puesto en duda por operadores del PRO tandilense.

En respuesta a la extraña operación, que podría responder a las turbulencias que la sociedad política atraviesa en el orden nacional y bonaerense, Mansilla se mostró cauto y dispuesto a continuar en la búsqueda de acuerdos.

Intención de acordar

En diálogo con El Eco de Tandil, el edil, que ya ha manifestado su aspiración de renovar una banca en el Legislativo local, aclaró su posición dialoguista.

"La verdad es que no tengo mucho para decir. Nosotros, la gente de Felipe Solá, que yo represento en Tandil, estamos apostando a un acuerdo. No hay nadie que tenga el sillón comprado", dijo en principio.

-¿De dónde cree que proviene este ataque hacia su candidatura?

-No sé de dónde viene. Lo que veníamos hablando con los muchachos del PRO era que íbamos a ponernos de acuerdo, tomándonos tiempo para ver qué se resolvía desde arriba primero.

Lo que está claro es que los hombres de Felipe Solá los va a elegir nuestro espacio, del mismo modo que ellos elegirán a los suyos. Con lo cual no sé bien cuál es el sentido de esta opinión.

-La voluntad de mantener el diálogo y el acuerdo entre los espacios, ¿sigue en pie, entonces?

-Puntualmente tenemos la intención de llegar a un acuerdo con (Francisco) De Narváez y el PRO en Tandil. Puede haber opiniones diferentes, pero debe primar el acuerdo.

"No mato por ser concejal"

-De acuerdo a los nombres en danza, ¿no siente que su candidatura está quedando postergada en la eventual lista?

-Hasta lo que sé, el referente de De Narváez en Tandil es Mario Bracciale, y el referente de Solá soy yo. El del PRO creo que es Rubén Arbeo, auque tengan cuestiones que discutir. Obviamente nosotros tenemos también una candidata buenísima como Beatriz Fernández. Pero los acuerdos se hacen sumando. No descarto nada en este momento, opiniones y rumores van a haber muchos.

-Desde su posición personal, ¿estaría dispuesto a relegar el primer lugar en la lista en aras del acuerdo?

-Mire, yo no mato por un cargo de concejal. Tengo trabajo y muchos años por delante. No es una cuestión de Mansilla sí o Mansilla no, la cuestión es llevar un acuerdo político adelante. Y los acuerdos políticos se hacen con generosidad.

-¿Está dispuesto a acompañar, entonces? ¿O se reserva para otras batallas?

-Voy a hacer lo que haya que hacer. Estoy dispuesto a animarme a todo. Me animé hace cuatro años, y acá estoy. Tuve coraje y me animé a irme del kirchnerismo y ahora tengo coraje para ir a una elección otra vez. Ahora, si a los efectos del conjunto es necesario hacer otra cosa, haré otra cosa. El acuerdo no se va a romper por Carlos Mansilla.

Comentá la nota