En manos del Estado, la transmisión del fútbol hizo perder $ 390 millones

El balance del primer torneo del Fútbol para todos refleja el peor escenario posible: lejos de ser un negocio rentable, el rojo financiero del Gobierno araña los $ 390 millones: destinó $ 400.151.666 a costear el contrato con la AFA y a pagar la televisación de los partidos, pero los ingresos por venta de publicidad apenas totalizaron 11.426.950 pesos. Ya es imposible que los diez partidos que restan, en la última fecha, permitan revertir la deficitaria tendencia.
"Esa misma comercialización del producto, que ustedes hacen, es lo que va a garantizar el pago del mismo y estoy segura, además, va a exceder el contrato", había asegurado la presidenta Cristina Kirchner el 20 de agosto pasado, luego de firmar junto a Julio Grondona el contrato que ligaría a la AFA con el Estado.

La mitad de lo que sobrara tras pagar los $600 millones acordados con Grondona, se destinaría al deporte olímpico. Hoy suena a utopía y se prefirió apelar a un impuesto a los celulares.

Aún con la tinta fresca en el contrato, el Gobierno le adelantó a los clubes $ 100 millones. Luego, cada mediados de mes, se abonó una cuota de $ 45 millones de las once previstas. Pero la billetera estatal debió afrontar más costos: televisar los 190 eventos costó unos $ 30 millones, la mitad fue para las cinco empresas encagadas de los móviles satelitales y el resto, a la productora oficialista La Corte, que se encarga de retransmitir la señal a Canal 7.

Sin lograr comercializar los derechos de televisación a terceros, los únicos ingresos que registró el fútbol gratuito fueron $ 11.426.950, por los avisos comerciales que se emitieron en los partidos.

Luego de la primera fecha, en la que se recaudaron $ 1,8 millón, hubo que esperar seis fines de semana para que los anunciantes privados regresaran. Lo hicieron sólo tímidamente, acusando los altos precios del tarifario confeccionado por la Jefatura de Gabinete. Apenas en el tramo final del campeonato se sumaron las grandes empresas que auspiciaban cuando el contrato lo tenía TyC, como Banco de Galicia, Ford, Coca Cola y cerveza Quilmes. En cambio la pauta oficial poco varió, siempre fue excesiva: faltando una fecha, el Gobierno lleva emitidos comerciales por 88.239.850 pesos. Y en el balance, los spots oficiales representaron el 87,1% del total de emitidos.

El Ministerio del Interior continúa ideando un esquema para que en el próximo torneo pueda ser redituable sin devolverlo a manos privadas.

Comentá la nota