“La mano dura es una solución cosmética que no traerá ninguna consecuencia positiva”

El Juez de la Cámara de Apelaciones y Garantías en lo Penal del Departamento Judicial de Mar del Plata, Dr. Marcelo Madina, se refirió en diálogo con este vespertino digital a la decisión del intendente Pulti de pedirle al Ministro de Justicia y Seguridad de la Nación , Aníbal Fernández, que autorice el arribo a Mar del Plata de la Gendarmería Nacional , la Prefectura y la Policía Federal para combatir el delito.
Si bien el Magistrado recalcó que “por ciertas disposiciones, las Fuerzas Armadas no pueden participar en materia de seguridad interior”, opinó que “dada la situación actual, si se utiliza a la Policía Federal para reforzar los controles en la calle no veo inconvenientes, siempre y cuando los efectivos efectúen tareas de control y actúen de manera disuasoria o preventiva; está claro que no van a poder intervenir en la posible comisión del delito”.

En tanto, el Juez Madina también reflexionó sobre las críticas que emitió el Intendente Pulti el pasado miércoles, en el marco de una conferencia de prensa en la que anunció su intención de convocar a las Fuerzas Federales para que custodien las calles de la ciudad; oportunidad en la que el Jefe Comunal, entre otros conceptos, lanzó: “Hay algunos (jueces) que tienen que reflexionar sobre su haber como funcionarios públicos”.

Al respecto, el Juez Madna dijo que “son afirmaciones desafortunadas porque el rol del Poder Judicial es secundario en materia de seguridad, los funcionarios judiciales intervienen cuando el hecho ya se cometió, y les queda bajo su responsabilidad juzgar y condenar. El rol principal le corresponde a los funcionarios policiales”.

“No desconozco que en algunos casos por errores judiciales pudieron haber quedado en libertad algunas personas, pero no hay que confundir: el tema de la seguridad se relaciona en casi un 80% con la actuación policial”, señaló en otro párrafo, al tiempo que reparó en que “los jueces tienen que sentenciar de acuerdo a lo que dice la ley, y al que no le guste la ley, que pretenda cambiarla”.

“He escuchado declaraciones de un funcionario policial en las que decía, por ejemplo, que las dos personas que habían matado a la joven comerciante de la calle San Juan habían estado presos y volvieron a estar en libertad, lo cual relacionaba con un problema judicial”, dijo el Magistrado.

“Esa manifestación me parece grave e irresponsable porque lo verifiqué con el Juez de Garantías que interviene en la causa y me informó que una de esas personas tenía una condena y la había cumplido, y el otro estaba con una suspensión de juicio a prueba que no implica ninguna restricción de la libertad. Es decir, esas personas tienen que estar en libertad porque lo dice la ley, no por una cuestión caprichosa; si la gente cumple, después tiene que dejárselas en libertad, nadie puede prever lo que vayan a hacer mañana”, argumentó el Juez.

Y lamentó, esencialmente, que se trate de afirmaciones provenientes del ámbito policial: “Son declaraciones que, en vez de tratar de pacificar el conflicto social, lo que hacen de alguna manera es potenciarlo”, sostuvo, y aclaró que “a la víctima no le podemos pedir conocimientos procesales, pero sí a los funcionarios policiales que deberían tener conocimiento de la ley”.

“Decir que la inseguridad es un problema de la Justicia o de las leyes es un reduccionismo total que sirve para salir del paso, para evitar responsabilidades personales”, analizó a continuación.

En otro tramo de la entrevista, el Dr. Madina resaltó la labor que se lleva adelante en el Departamento Judicial de Mar del Plata. “Desde hace unos 4 ó 5 años está ordenado en materia penal: no hay detenido que haya tenido una sentencia dentro de un año, se cumplen perfectamente los plazos, hay un alto porcentaje de resolución de conflictos a través del departamento de Flagrancia, la Unidad Penitenciaria Nº 44 está con un grave problema de alojamiento porque no puede recibir más detenidos; no es que se está viviendo una situación de libertinaje”, reflejó en ese sentido.

Al hacer hincapié a los menores de edad involucrados en ilícitos y al pedido de “mano dura” por parte de amplios sectores de la sociedad, el Magistrado observó que el primero “es un problema grave ya que hay chicos que no tienen ningún tipo de contención familiar o del Estado”, tras lo cual exhortó a llevar a cabo “un debate serio en el que se incluyan muchos factores”.

Por último, y en relación con los reclamos de la implementación de la pena de muerte y una mayor severidad de las leyes, el Juez Madina aseveró que “en los últimos 15 años se fueron aumentando las penas de casi todos los delitos, se fueron limitando las excarcelaciones, que se ha recurrido a procedimientos de emergencias y sin embargo el delito no disminuye”.

“La mano dura es un discurso, una solución cosmética que no va a traer ninguna consecuencia positiva porque ya se viene haciendo eso; es un disfraz que asumen muchos funcionarios y comunicadores para dar una respuesta falaz”, remarcó.

Comentá la nota