De la mano de las automotrices, se recupera la industria provincial

El aparato productivo comienza a dar señales de crecimiento, especialmente en lo vinculado a las autopartistas. Brasil es clave. Córdoba ya tiene un rebote más importante que el promedio nacional
Los in­dus­tria­les pro­vin­cia­les co­mien­zan a per­ci­bir se­ña­les que los alien­tan a pen­sar que lo peor de la cri­sis ya pa­só y co­mien­za un pe­río­do de len­ta re­cu­pe­ra­ción, es­pe­cial­men­te alen­ta­do por el com­ple­jo au­to­mo­tor.

Es que las ter­mi­na­les ya mues­tran rit­mos de ac­ti­vi­dad si­mi­la­res o in­clu­so su­pe­rio­res a los de sep­tiem­bre de 2008. Es el ca­so de Fiat; la plan­ta ubi­ca­da en Fe­rrey­ra apro­ve­cha el vien­to a fa­vor que pro­vie­ne del mer­ca­do bra­si­le­ro y sus ex­por­ta­cio­nes ace­le­ran esa me­jo­ra en la pro­duc­ción.

Pe­ro, ade­más, los in­dus­tria­les re­mar­can que al po­ner­se co­mo lo­co­mo­to­ra del cre­ci­mien­to sec­to­res co­mo el au­to­mo­tor, los be­ne­fi­cios se am­plían por­que son mu­chas las py­mes que es­tán vin­cu­la­das a es­te sec­tor.

En su in­for­me men­sual, la Unión In­dus­trial de Cór­do­ba (UIC) des­ta­có que "en al­gu­nos sec­to­res de la in­dus­tria lo­cal las con­di­cio­nes con­ti­núan me­jo­ran­do por la me­jor co­yun­tu­ra in­ter­na­cio­nal y las se­ña­les alen­ta­do­ras de la eco­no­mía lo­cal. En par­ti­cu­lar, la in­dus­tria au­to­mo­triz lo­cal si­gue in­cre­men­tan­do sus ni­ve­les de pro­duc­ción e im­pul­san­do la pro­duc­ción en ru­bros re­la­cio­na­dos (co­mo la fa­bri­ca­ción de au­to­par­tes y otras del sec­tor me­ta­lúr­gi­co)", ex­pli­can des­de la cen­tral fa­bril.

Los ni­ve­les de pro­duc­ción de au­tos en las ter­mi­na­les lo­ca­les al­can­za­ron las 14.230 uni­da­des en agos­to (con una le­ve dis­mi­nu­ción con res­pec­to a ju­lio, cuan­do la pro­duc­ción fue de 15.003 uni­da­des). Es­to im­pli­ca que ya se su­pe­ró el ni­vel de sep­tiem­bre de 2008 (14.128 uni­da­des), mes en el que co­men­zó la con­trac­ción en el sec­tor. Si bien en tér­mi­nos in­te­ra­nua­les las va­ria­cio­nes ge­ne­ra­les aún son ne­ga­ti­vas, es no­ta­ble la re­cu­pe­ra­ción que tie­ne lu­gar des­de co­mien­zos de año.

Es des­ta­ca­ble, ade­más, que la re­cu­pe­ra­ción es más rá­pi­da en Cór­do­ba que en el país. Has­ta abril de es­te año am­bas se­ries cre­cie­ron de for­ma muy si­mi­lar, pe­ro des­de ese mes la pro­duc­ción cor­do­be­sa ha cre­ci­do a ma­yor ve­lo­ci­dad. Las tres au­to­mo­tri­ces lo­ca­les -Fiat, Ive­co y Re­nault- es­tán ini­cian­do un pro­ce­so de re­cu­pe­ra­ción que de­be­ría acen­tuar­se en los pró­xi­mos me­ses.

Bra­sil

"Fiat con­ti­núa en ni­ve­les ré­cord de pro­duc­ción y ya su­pe­ra con am­pli­tud los ni­ve­les de 2008 (in­clu­so los an­te­rio­res al ini­cio de la re­ce­sión, en el cuar­to tri­mes­tre del año)", ex­pli­ca la UIC. En es­te sen­ti­do, las ven­tas a Bra­sil han te­ni­do un pa­pel esen­cial en es­ta co­yun­tu­ra. Re­nault e Ive­co, por su par­te, si­guen una sen­da de re­cu­pe­ra­ción más sua­ve, y am­bas per­ma­ne­cen por de­ba­jo de los ni­ve­les de sep­tiem­bre de 2008 (-30.5% Re­nault y -79.9% Ive­co).

Una fuer­te se­ñal de que la pro­duc­ción de las au­to­mo­tri­ces de­be­ría con­ti­nuar cre­cien­do es el no­ta­ble au­men­to de las ven­tas que se re­gis­tra des­de co­mien­zos de año en las con­ce­sio­na­rias. Los stocks de las em­pre­sas con­ti­núan ca­yen­do y si la de­man­da con­ti­núa au­men­tan­do las ter­mi­na­les de­be­rán ele­var aún más sus ni­ve­les de pro­duc­ción.

Lo cier­to es que des­de la en­ti­dad fa­bril pro­vin­cial ase­gu­ran que la cri­sis pa­re­ce ha­ber lle­ga­do a su pi­so y ade­más de las au­to­mo­tri­ces hay otros sec­to­res que ya de­ja­ron de caer o in­clu­so co­men­za­ron a re­pun­tar en las com­pa­ra­cio­nes in­ter­men­sua­les.

"Hay se­ña­les alen­ta­do­ras, pe­ro se in­sis­te en la ne­ce­si­dad de con­tar con me­di­das que apun­ten a de­vol­ver o in­cre­men­tar la con­fian­za pa­ra atraer in­ver­sio­nes y así pen­sar en ace­le­rar el rit­mo de re­cu­pe­ra­ción", des­ta­có el ge­ren­te eje­cu­ti­vo de la UIC, Fer­nan­do Si­bi­lla.

Comentá la nota