De la mano del ajuste, se suman conflictos laborales en la región

De la mano del ajuste, se suman conflictos laborales en la región
Con distintas características, la dinámica de conflictividad laboral se acelera en la región. En un mismo día convergieron ayer las protestas de los trabajadores de la autopartista Mahle, de la aceitera Molinos y de la láctea Cotar. Quedaron en la línea del frente de una avanzada de ajustes que presiona sobre la línea de protección del empleo instrumentada desde fines del año pasado por los gobiernos provincial y nacional.
Con el antecedente inmediato de los pasos que dio la autopartista alemana hasta decidir el cierre de su planta rosarina, los trabajadores de Cotar se movilizaron ayer a los tribunales provinciales para denunciar un intento de vaciamiento de la cooperativa de tamberos, que pone en peligro la fuente laboral de 250 personas.

"Estamos actuando de forma preventiva", dijo Guillermo Chazarreta, delegado de los operarios de Cotar, luego de participar de la presentación de un escrito en el juzgado civil y comercial número 12 en el que impugnan los puntos de un nuevo convenio de asociación de la cooperativa con Sancor. Según denuncian, este acuerdo es un pasaporte para salvar a la empresa de Sunchales en caso de una eventual quiebra de la láctea rosarina.

La vinculación entre Cotar y Sancor se remonta al año 98, cuando la cooperativa tambera de Rosario entró en convocatoria de acreedores. En aquel entonces firmaron un contrato, a través de San Marco, por la cual la rosarina elabora productos a façon (por encargo) para la empresa de Sunchales.

Ese acuerdo se extiende hasta abril del año próximo pero, según señaló el delegado de los trabajadores, recientemente ambas cooperativas acordaron realizar una serie de cambios al mismo, con condiciones más gravosas para Cotar.

"Este convenio le pone límites a la cantidad de litros que debe producir Cotar para Sancor, desaparece una deuda de 20 millones de pesos de Sancor con Cotar pero convalida otra de 8 millones de pesos en el sentido inverso, además de permitirle a Sancor quedarse con la marca y la maquinaria de la planta de Rosario en caso de quiebra", señaló. En ese escenario, también se desentendería de los trabajadores. "Lo llamativo es que este nuevo convenio se presentó para su homologación en el mismo juzgado que lleva adelante la convocatoria", subrayó.

El intento de vaciamiento de Cotar ya fue denunciado por Atilra Rosario el año pasado, en el marco del violento episodio por el cual el sindicato a nivel nacional intentó tomar la seccional local. Aunque esta última fue intervenida, sus dirigentes fueron ayer los que acompañaron a los delegados de la cooperativa.

A la prevención de los trabajadores sobre el futuro de la empresa se suman los dramas del presente. Chazarreta explicó que desde hace cuatro meses cobran el sueldo fraccionado, están sin ART y la firma no hace aportes patronales.

Con este panorama, acompañaron su presentación en Tribunales con una ruidosa protesta. La movilización completó un panorama agitado en materia laboral durante el día de ayer.

Conflictos. Mientras los trabajadores de Mahle siguen ocupando la planta de aros de pistón de Presidente Perón al 5.600, los obreros de la aceitera Santa Clara se movilizaron frente a las puertas de esa fábrica en apoyo a la huelga que vienen realizando por mejoras salariales y que ayer por la noche finalizó con un acuerdo con la firma Molinos.

Los casos son distintos, ya que mientras algunos pelean por la fuente de trabajo otros lo hacen por mejoras salariales, pero el contexto es similar en cuanto a la agudización de la disputa laboral. La viceministra de Trabajo, Alicia Ciciliani, dijo ayer en declaraciones radiales que, pese a la línea de protección con subsidios y acuerdos salariales, hay un goteo de despidos en la provincia a través de desvinculaciones "mutuas" que ascienden a cinco casos por día.

Comentá la nota