Manino le soltó la mano a Scioli

Manino le soltó la mano a Scioli

Le crecieron las alas al diputado provincial y se corrió del ex candidato presidencial, Daniel Scioli, quien le abrió sus brazos para incorporarlo a la política. Compañero de ruta de Alberto Pérez, un conspicuo cliente del fiscal Álvaro Garganta, Rodolfo Manino Iriart, inició el tránsito en las carteleras de la vía pública,  hacia su reelección como legislador provincial de la Quinta Sección Electoral.

Había sido un hombre de confianza dentro del sciolismo en Mar del Plata, a tal punto que le confiaron casi con discrecionalidad la distribución de subsidios en nombre de Daniel, también conocido como “El Pichichi” de La Ñata, y compañero de trebejos de Alberto Samid. Hoy a Scioli lo dan como el correlato de Florencio Randazzo para la competencia en ciernes.

La cuestión es que nada lo amedrenta a Manino, a quien se lo ha renombrado como “Camporista de la primera hora”, con esto de lealtades y traiciones el P.J. ha construido su historia y tan mal no les fue, a ellos, porque el país lo han desvalijado hasta con fruición, cada vez que fueron gobierno.

En los afiches callejeros, Iriart no eligió un frase fuerte de slogan, su marketing son ofertas de supermercado que nunca están en las góndolas. Es decir algo así como bueno para nada. Pero no obstante se le puede aplicar aquello de la suerte de los audaces. Ya está en carrera, se desconoce en cuál tribu peronista se anotará. Todo es cuestión de fe.

Para colmo y como era de estilo en la era Scioli, la ola naranja lo llevó a ser súper alcahuete de Florencio Aldrey Iglesias, y como tal columnista del diario La Capital, en las cuales se presentaba como especialista en seguridad. Sálvese quien pueda.

Coment� la nota